URURI Y LOS SIN CHAPA

Facebook Twitter

Autor: Isabel Mesa Gisbert

Publicacion: Suplemento Fondo Negro de "La Prensa" 1/7/2007

URURI Y LOS SIN CHAPA

 

Ururi, una niña de doce años, de clase media baja, quiere ahorrar dinero para hacerle un regalo de Navidad a Doña Yoli, jefe de su madre. Para conseguir el dinero, Ururi y su mejor amigo Santiago deciden cuidar autos frente a un sauna por las noches. En su primera noche de trabajo se encuentran con un grupo de niños de la calle, algunos de ellos lustrabotas, dueños de la cuadra. Ururi y Santiago pactan con aquellos muchachos para compartir las ganancias del cuidado de autos y, a la larga, para compartir un estilo de vida.

 

Así comienza una de las novelas para adolescentes más impactantes de la literatura boliviana, donde la autora, Gladys Dávalos, muestra de manera sencilla pero muy documentada la vida de los niños de la calle. Es la historia de cientos de niños de las ciudades de Bolivia, de los que nadie se acuerda, y que día a día luchan por el sustento diario, pero sobre todo por la supervivencia.

 

El diálogo que sostienen los protagonistas noche a noche con el grupo de chicos de la calle, llevan al lector por un mundo nocturno desconocido. Es la travesía por un laberinto sin salida donde la máxima pobreza recurre a sus únicas posibilidades de supervivencia: el cigarrillo, la droga, la prostitución, el robo y algunas veces hasta la muerte.

 

Un toque sentimental, le da otro giro a la novela cuando de la relación amistosa que surge entre Ururi y Santiago con los cuidadores de autos, nace de pronto una historia de amor entre la niña y uno de los lustrabotas. Por otro lado, la decisión de Ururi de trabajar por las noches para ganar dinero coloca a la protagonista en una situación de total discriminación por parte de sus compañeras de colegio y padres de familia. Ururi se ve envuelta en una serie de chismes e historias falsas por haber comprometido su amistad con muchachos de la calle que significan una mala compañía para su clase social.

 

Es una obra escrita en 38 capítulos que rescata como temas principales la convivencia, la marginación, la pobreza, la muerte y los problemas de salud con los que se enfrentan los niños de la calle. La historia está relatada con un lenguaje sencillo, que incluso rescata la jerga de estos muchachos y que está complementado con tres pequeños glosarios de terminología juvenil y de niños trabajadores de la calle. Ilustran los capítulos fotografías de la vida real de los lustrabotas que intentan relacionar a los personajes de la novela con niños de la realidad.

 

Es una obra recomendada para niños mayores de 12 años cuya lectura debe ser guiada, comentada y trabajada con criterio por parte de los maestros o padres de familia. Sin duda, es una novela que abrirá los ojos de nuestros adolescentes hacia un mundo que si bien conocen por fuera, solo podrán comprenderlo cuando se internen en él.

                                                                       Isabel Mesa Gisbert

                                                           Academia Boliviana de Literatura Infantil

 

 

Ururi y los sin chapa

Gladys Dávalos Arze (Oruro-Bolivia)

Editorial hisbol, 1998

(A partir de 12 años)

Libro Relacionado