LA ESCASA LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL DEL 2012

Desde hace cinco años atrás, la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil lleva un registro de las obras bolivianas que se publican anualmente. Ya estas cifras ni siquiera son comparables con la producción de otros países latinoamericanos; sin embargo, este año ha sido curiosamente un año con muy poca producción literaria en comparación a los anteriores. Si hacemos un recorrido por las estadísticas, tenemos un 2008 con 39 libros; el 2009 con 48 libros; el 2010 con 38 publicaciones; el 2011 con 53 libros. En cambio, este año, solamente se han publicado 19 libros para niños y jóvenes, tres de los cuales son reediciones. Las causas y los motivos, que creo que vale la pena analizar, ameritan un artículo aparte.

Para los más pequeños (4-6 años)

 

Este año, los libros dedicados a los más pequeños se han caracterizado por darle un lugar especial a la ilustración. De esa manera, la literatura infantil boliviana ha sido capaz de crear ediciones impecables con ilustraciones a todo color de página entera dando gran importancia no solamente al trabajo de nuestros ilustradores, sino a estimular en los niños también la interpretación del lenguaje visual.

 

Paula Benedict ha publicado con La Hoguera dos libros maravillosos. La guerra de Fabián, es una obra que combate de una manera ingeniosa el miedo de los niños a los monstruos nocturnos, y El elefante de jardín, es un cuento de los imaginarios de los niños cuando encuentran esos amigos con los que juegan y que los adultos nunca podremos conocer. Ambos libros ilustrados por Juan Sebastián Amadeo. Carla María Berdegué se estrena como autora de infantil con un libro publicado en editorial Everest. El cuento que tenía miedo muestra un tipo de temor distinto, el miedo a enfrentar la vida. El fracaso de muchos niños y jóvenes se debe a que cargan desde pequeños la enorme responsabilidad de no dejar mal el nombre, en este caso, de una familia de fama representada por una celebridad de libros.

 

Para niños de 6 a 8 años

 

La autora cochabambina Isabel Caero toca un tema difícil como es el caso de la muerte. En Cuando las almas salen de sus tumbas, Cristina quiere saber dónde van las personas que se mueren y su curiosidad la llevará a un velorio, a un entierro y finalmente al cementerio. Las ilustraciones pertenecen a Ramiro Ortega. Luz Cejas de Aracena, también de Cochabamba, nos deja La princesa Micaela con tres cuentos cuyas protagonistas son tres niñas. El mejor es la historia de Micaela, una princesa que por algún motivo desconocido cae en una profunda tristeza que provocará la angustia de sus padres por encontrar el remedio que le devuelva la felicidad. Las ilustraciones son de Rosario Moyano.

 

Biyú Suárez nos deja dos libros ilustrados. Chanchi está inspirado, es una historia de amor entre dos chanchos troperos que tienen como testigo a un anta de los bosques orientales. Una visita inesperada es la entretenida historia de una niña que adopta como mascota a un mantis religiosa. Las ilustraciones están a cargo de Rommy Aparicio y lo interesante es que ambas obras están escritas en castellano y guaraní.

 

A fines del 2011, el Espacio Simón I. Patiño dio a conocer a los ganadores del Concurso Nacional de Libro-álbum. Éste es un género que ha creado un boom en Europa y Latinoamérica en los últimos años. Son obras en las que las imágenes son lo más importante de una página porque dominan el espacio visual; pero además existe un texto capaz de interconectarse con las imágenes y que completa el discurso. Plural Editores publicó este año a los tres libros ganadores. En La increíble tía Dorita, de la ilustradora cochabambina Rosario Moyano, el protagonista vive su vida en un rincón oscuro de la casa, zambullido en su mundo tecnológico. Desde allí escucha los rumores de la llegada de esta tía que para él es muy lejana. La imagen de la tía Dorita se va creando desde la perspectiva del niño que escucha a su madre hablar de las cosas increíbles de este personaje. Sin embargo, el niño es incapaz de imaginar que esa tía tan elogiada es ciega.

 

Dentro del mismo concurso y con una bellísima edición en  formato horizontal y tapa dura, Agustina y ellos nos cuenta la historia de una niña que tiene que quedarse sola en casa. "Se quedaba triste. No tendría quién la defienda" dice la autora del texto Lucía Parejas para iniciar la noche que Agustina está a punto de vivir. Pero el lector pronto se da cuenta de que Agustina está acostumbrada a que los monstruos aparezcan en su casa cuando ella se queda sola. Pero esa noche decide hacer algo distinto para que sus visitas no sean una molestia para ella. Son para destacar las hermosas ilustraciones de la artista Romanet Zárate.

 

Para niños de 8-10 años

 

El otro libro ganador de este concurso es El tren de la noche, una obra mía con fotografías de mi hermana Guiomar Mesa. Una obra en la que el protagonista debe enfrentar a la muerte luego de un terremoto que en su imaginación asocia con la llegada de un tren a su habitación.

 

Para niños de 10-12 años

 

Oscar Novillo nos regala una recopilación de la tradición popular del valle alto de Cochabamba. La encantadora cholita Mallku es la historia de un campesino que ve cómo un cóndor hembra se transforma en una bella mujer al llegar a sus cultivos. Una tierna historia de amor con toques de identidad cultural. Y siguiendo con la saga de Benjamín, Sarah Mansilla nos trae el cuarto libro Benjamín y la cueva del desierto en el que el protagonista es transportado al desierto de Abu Dhabi para tener un encuentro con siete príncipes árabes que lo ayudarán a decodificar el Pergamino Sagrado tergiversado por el malvado Bulluz. A principios de año, Claudia Adriázola nos regaló una novela titulada Yo que tú en la que el protagonista encuentra a un mago que quiere regalarle un objeto mágico. El niño se anima a aceptar el regalo que es un antifaz capaz de hacer sentir a su portador lo mismo que siente la persona observada; un “estar en los zapatos del otro”.

 

De los Andes a la Amazonía: un paseo por las maravillas de Bolivia es el único libro de información que salió este año, publicado gracias a Fundación Praia y FODEI. Se trata de un recorrido imaginario por las diferentes zonas y pisos ecológicos de nuestro país a través de la aventura que viven dos niños para conocer las seis maravillas naturales de Bolivia.

 

Para jóvenes

 

Bullying es la nueva novela de Roger Otero quien pone sobre la mesa uno de los problemas más comunes en los jóvenes de hoy. El acoso escolar, ya sea como maltrato psicológico, verbal o físico que se produce entre los adolescentes, está magníficamente relatado en esta obra en la que este conflicto juvenil es el argumento central.

 

 Dejando a un lado la ficción, un aporte importante fue el que dejó este año la Academia Boliviana de Literatura Infantil con el libro Los recomendados: una década de literatura infantil y juvenil (2000-2010). Un libro que reseña las mejores obras dedicadas a niños y jóvenes en 10 años de producción, escrito por Liliana De la Quintana, Verónica Linares y mi persona.

 

No deja de ser preocupante lo que ha ocurrido durante este año con la escasa creación de una literatura que es tan importante para la formación de nuestros pequeños lectores. Ellos son los que asimilan, a través de las obras de autores bolivianos, lo que es nuestro país, y, sin obras, el camino de crear una identidad cultural propia se hace aún más difícil.

Autor: Isabel Mesa Gisbert

Fecha: 31 Diciembre, 2012