LIBROS, LIBROS, LIBROS

Una persona muy sabia, a quien tuve el privilegio de conocer, decía que las cosas grandes nacen pequeñas, que sólo lo monstruoso nace grande. Esto me hace pensar en la Feria del Libro que se inició hace 13 años en nuestra ciudad. Nació muy pequeña gracias a la osadía de un reducido grupo de quijotes que apostaron por esta aventura. No era trabajo fácil. Se trataba de algo totalmente novedoso. En primer lugar, crear un espacio adecuado para mostrar libros; lo que no ofrece mayor dificultad. En segundo lugar, no sólo atraer a la gente, sino hacerle pagar para ingresar a ver libros; ya la cosa se complicaba mucho. En tercer lugar, convencer a la gente de comprar libros; ya era una tarea casi imposible, sobre todo si se tiene en cuenta que en esta feria –gracias a Dios—no se atrae a la gente con la belleza de las azafatas.

Hace unos días leí algo de Federico García Lorca –el español universal con el que uno siempre se encuentra—que vino a completar un tema que me venía dando vueltas en estos últimos días y sobre el que escribí un par de notas: el libro. “Si yo tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle, no pediría pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos”. Estas fueron las palabras pronunciadas por García Lorca, en 1931, en el pueblo granadino de Fuente Vaqueros, en la inauguración de una biblioteca. García Lorca, como todos sabemos, era un poeta revolucionario que luchaba por cambiar la España sumida en la pobreza y la ignorancia que le había tocado vivir. Fue un discurso breve y contundente, que sigue teniendo vigencia después de 81 años! “Bien está que todos los hombres coman –decía más adelante--, pero que sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social”.

Traigo a colación esta cita del granadino inmortal porque hoy se inaugura  la XIII  Feria del Libro Internacional de Santa Cruz. Hace 13 años la primera versión de esta feria, que se realizó en los predios del Ambassador, en Equipetrol, congregó alrededor de 500 personas; el año pasado los visitantes superaron los 90.000! Creo que la respuesta ha sido tan buena porque esta feria no es un simple espacio en el que se muestran libros, sino que se ha convertido en un lugar de encuentro con la cultura en el que el visitante se encuentra con presentaciones de nuevos libros, conferencias, conversatorios, teatro… Además, los organizadores, como buenos conocedores de su oficio, dan especial atención a los niños y jóvenes. Así, por ejemplo, este año un pabellón está destinado exclusivamente al público joven.

Todos tenemos la obligación de incentivar la lectura. Tenemos que acercar a los niños y jóvenes a la lectura poniendo a su alcance los libros. La oferta de libros es cada vez mayor y de mejor calidad. Si bien es cierto que el libro no es barato, creo que tenemos que hacer conciencia de que se trata de una muy buena inversión. En nuestro medio cada vez se lee más, aunque desgraciadamente la mayor parte de los libros que se adquieren son piratas.

Libros, libros, libros. En los próximos días tendremos la oportunidad de aproximarnos a nuestros autores favoritos y conocer otros. Gracias al país invitado de honor, Perú, tendremos la oportunidad de conocer de cerca a escritores peruanos y ampliar nuestro horizonte.

Autor: Alcides Parejas Moreno

Fecha: 30 Mayo, 2012