Vuelan Vuelan 70: La censura y la literatura infantil y juvenil (L. Cabrera); El mundo de los bucefalitos de Paula Benedict (Isabel Mesa)

Vuelan vuelan
Año 7, boletín 70

Marzo,2015
Visita nuestra web: www.ablij.com

  • Distinción de la Comisión de Fomento a la Cultura Herrmann de La Paz (2009)
  • Distinción del Gobierno Autónomo Municipal y Oficialía Mayor de Culturas de La Paz (2013)
  • Premio Nacional y Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil "Hormiguita Viajera", Biblioteca Madre Teresa de Calcuta, Buenos Aires (2013)


Comité editorial: Isabel Mesa, Liliana De la Quintana, Víctor Montoya

Vuelan vuelan es un boletín mensual dedicado a la literatura infantil y juvenil que tiene como objetivo llevar artículos, entrevistas, reseñas de libros, notas sobre ferias, congresos y presentaciones de libros a escritores, ilustradores, docentes, psicólogos, pedagogos y personas interesadas en el tema.

Vuelan vuelan pretende ser la plataforma que dé a conocer a los autores bolivianos y extranjeros con su literatura y forma de pensar. Quiere ser una revista mediadora, que comunique los acontecimientos más importantes relacionados con la literatura infantil y juvenil. Desea ser portavoz de artículos interesantes sobre el tema infantil que enriquezcan la formación teórica de nuestros lectores. Pero, sobre todo, quiere ser un enlace nacional de la literatura infantil boliviana.
Vuelan vuelan también abre sus puertas a opiniones, comentarios y material que puedan hacernos llegar los lectores para que este boletín sea un punto de encuentro de la literatura infantil y juvenil capaz de unir a todo el país en favor de nuestros niños y jóvenes.

  LEYENDO LITERATURA INFANTIL

 

La censura y la literatura infantil y juvenil

Luis Cabrera Delgado
Escritor cubano


  La literatura, como toda obra artística expresa el sentir y el pensar de un tiempo determinado. La sociedad humana atraviesa graves conflictos en los que se cruzan diferentes miradas sobre cuestiones éticas en una variopinta serie de cuestiones que le atañen a toda la Humanidad, a partir del ámbito más personal o íntimo, pasando a la familia -desde el concepto actual de ella-, los grupos sociales más inmediatos, hasta el país y el planeta. La literatura para niños y jóvenes es también un testimonio de las interrogantes que en este sentido circulan en el ámbito público y privado. Algunos escritores y escritoras del campo de la LIJ han abordado en sus creaciones literarias reflexiones sobre el posicionamiento ético del mundo adulto respecto de la infancia y la juventud, y sus criaturas de ficción viven ciertos conflictos que promueven el debate y la construcción de nuevos paradigmas culturales.
  
Pero también existen criterios muy ortodoxos con respecto a lo que deben y pueden, o no le corresponde ni es prudente que reflejen los libros infantiles y juveniles, y establecen los límites que marcan los espacios por los que, sin salirse de ellos, se le permita moverse a la literatura.
   
Para abordar el análisis a tan peliaguda cuestión, lo primero es recordar que la literatura infantil, escrita y concebida para el niño en nuestra cultura occidental, se creó para cumplir funciones en el campo de la educación infantil. En el siglo XVIII es cuando las clases sociales dominantes en Europa reconocen la importancia del niño como ente potencial para el destino ulterior de la sociedad, y es por ello que se comienzan a preocupar por su educación; ya que hasta ese momento, aquel pequeño ser que aún no había crecido, carecía de mucho valor, pues se le consideraba un adulto en miniatura, imperfecto e incompleto.
    
Fue Juan Jacobo Rousseau el máximo exponente de las ideas filosóficas y pedagógicas de aquella época y quién calificó los cuentos de hadas de mentirosos y de estorbo en lo que los niños debían aprender. A partir  de entonces se les encargó a hábiles institutrices a  que escribieran y les leyeran a los pequeños libros especialmente concebidos para ellos, cargados de información, pautas morales y normas correctas  de conducta social. Los nombres de estos primeros autores, como el de sus libros, el tiempo se ha ocupado de condenarlos al olvido; sólo a una de estas austeras preceptoras ha perdurado: Madame Leprince de Beaumont, y es precisamente por haber cometido, supongo que en un momento de desvarío, el desliz de escribir un cuento con una historia de amor, aderezada con  los recursos fantásticos de hechizos y magia: "La bella y la bestia".
   
Y si hasta entonces a nadie le preocupaba que los niños oyeran los cuentos folclóricos y tradicionales de cada región, relatos donde estaban presente, como reflejo de las prácticas culturales de los tiempos las más escabrosas conductas humanas, como: el asesinato ("Barba Azul"), el maltrato físico ("El Patico Feo") y psíquico ("La Cenicienta"), la mentira ("El gato con botas") el abandono infantil ("Pulgarcito"), el intento de homicidio (Blanca Nieves), la tortura ("Meñique"), la antropofagia ("Hänsel y Gretel"), el incesto (Piel de Asno), y alguna que otra escena de contenido sexual ("Las mil y una noche"); a partir de comenzar la literatura escrita, se erigieron los jueces con el derecho auto otorgado de delimitar las fronteras por la que se puede mover la literatura infanto juvenil sin contravenir la ideología y la ética consideradas adecuadas y correctas en cada momento y lugar.
   
Pero la labor los censores no fue algo nuevo, pues el oficio ya existía desde mucho antes.
   
En la antigua China, existió una despiadada quema de libros ordenada en el año 213 A.C., por el tirano "Tsin Schi Huang Ti", conocido entre el pueblo como "El verdugo de las diez mil generaciones" que destruyó y desapareció las obras de innumerables autores de la antigüedad. Platón sugirió prohibirles a los adolescentes la lectura de La Odisea, y esta obra posteriormente fue censurada por Calígula,  porque expresaba ideas de libertad.
   
A finales del siglo XV la Iglesia acogió con beneplácito la invención de la imprenta, pues la catalogó como arte divina, propicia para expandir la devoción, a través de la lectura espiritual Pero pronto, la seducción por la escritura mecánica comenzó a reparar no sólo en sus beneficios, sino también en sus peligros. En la bula Intermultiplices, de 1487, el papa Inocencio VIII precavía de sus riesgos, porque con la misma eficacia, muy bien podría difundir doctrinas perversas y saberes falsos. Establecía por ello la institución del imprimatur, y entendía que el oficio pastoral del cuidado de las almas debía extenderse al trabajo de los impresores y al contenido de los libros. El Vaticano no demoró en crear una lista, el Index librorum prohibitorum et expurgatorum, de 1559,  con todos los títulos de obras consideradas perniciosas para la fe o que  incluyeran determinados contenidos científicos, políticos o  sexuales. Durante la conquista española al Nuevo Mundo, la Inquisición, en lo que se llamó Auto de Fe de Mani en Guatemala,  destruyó veintisiete códices mayas por juzgar que contenían mitos y hechicerías de los indios.
  
Conocidas son las quemas de libros ocurridas en la Alemania nazi, durante las dictaduras militares en América Latina, y de las revistas Life y Selecciones del Reader´s Digest, en Cuba en los inicios del Gobierno Revolucionario, cuando nos peleamos con los norteamericanos.
  
Hoy en día la censura funciona de manera diferente, porque la fuerza de los poderes es muy distinta a la que existía antes. Los métodos han cambiado y cada vez es más difícil reconocer al censor, pues ahora ha entrado en juego el factor económico de la comercialización del libro.
   
María Cruz Cristófol y Sel, de la Universidad de Cheikh Anta Diop de Dakar, en Senegal, en su artículo, "Canon y censura en los estudios de traducción literaria" (1), introduce un punto de vista que me parece novedoso a la hora de investigar el fenómeno, de lo que nosotros aquí pudiéramos llamar los borde o límites permisibles de la creación literaria; y es la dupla funcional  que se establece entre el canon y la censura como práctica política de origen institucional, avaladas por las teorías críticas de la cultura, para evitar intromisiones ideológicas en las concepciones de poder y universalidad puestas en juego por la literatura.
   
Según esta autora, podemos hablar de tres instancias de dicho mecanismo. Estos son: el institucional, el mercado y el que se desprende  por el repertorio o contenido mismo del texto.
   
El mecanismo institucional se ejerce desde tres ámbito coadyuvantes: el académico, cuyas herramientas son los procesos de instrucción; el crítico, cuya herramienta es la prensa, y la  censura institucional propiamente dicha, creada con la función expresa de administrar el control sobre el sistema cultural, lo que no ocurre siempre de manera centralizada, como lo puede hacer el Papa o dictadores de regímenes autocráticos, sino que se puede valer, por ejemplo,  del mecenazgo de las subvenciones, viajes, representación y premios  de los Estados, dádivas que  no siempre se regula de forma homogénea y transparente, y donde se benefician los escritores afines a los órganos de poder. Cuando estos tres elementos; el académico, la crítica y el de las gratificaciones públicas, se unen, crean estándares de prestigios y paradigmas a imitar, y que dejan fuera de los bordes de lo permisible, formas, temas y estilos artísticos diferentes a los entronizados.
   
El mecanismo de mercado depende del beneficio económico derivado del intercambio mercantil. En él entran en juego las editoriales, la publicidad y la promoción por ellas fabricadas para hacer atractivos sus productos; lo que tiene como meta culminante alcanzar  la categoría de bestsellers
  
A su vez, el mecanismo de repertorio puede ser el resultado práctico de los dos mecanismos anteriores, pues impone su freno a los elementos inclasificables por no tener un referente teórico previamente canonizado, poseer un contenido irreconocible o extraño al sistema de uso, hacer innovaciones aun no reconocidas por la tradición o utilizar forma caídas en el olvido por su desuso.  
   
Generalmente estas tres modalidades del proceso canon-censura coinciden, pero pueden divergir, y el libro en cuestión atravesar por situaciones y momentos totalmente disparejos. 
   
En el año 1995 gané el Premio de la Casa Editora Abril, con el  libro Ito. El protagonista es un niño cuyas características personales y conducta no son las habituales en los varones: es pasivo, contemplativo, muy imaginativo, ensimismado en el placer de sus fantasías, amante de las cosas bellas, por sobre todo lo demás, sensible y emotivo; sufre el rechazo de familiares machistas, de la directora de su escuela y de sus congéneres. El premio de este concurso consiste en la publicación del libro, el que es presentado al año siguiente en el acto de premiación del nuevo certamen. Pero Ito sufrió la censura institucional. La representante de la Casa Editorial en el jurado que lo distinguió, fue amonestada por haber permitido que se premiara dicho texto. El libro no se presentó al año siguiente, y ante mis reclamos por que se cumpliera lo estipulado en las bases del concurso, recibió el salvoconducto de una misteriosa autoridad y se publicó un año después, pero en una ínfima cantidad de ejemplares que sólo alcanzó para ser distribuida en algunas pocas librerías de La Habana.
   
Contrario a la censura institucional, desde primer momento en que se conoce la existencia de este texto, recibió el beneplácito de la crítica, la que alcanza su máxima expresión en el artículo Ito: el "raro" en la literatura infantil cubana" que, con la firma autorizada de Antonio Orlando Rodríguez, fue publicado en España, en la Revista Encuentro de la Cultura Cubana (2). Posteriormente Ito fue seleccionado entre los sesenta libros más significativos de  América Latina durante el siglo XX en una encuesta realizada, con especialistas del continente, por la Editorial SM; resultado que con el título de "Hacia un Canon Iberoamericano de LIJ", de la autoría de Victoria Fernández, directora de la revista CLIJ, fue presentado en el Primer Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil, celebrado en Santiago de Chile en 2010 (3).
   
Con tales avales, el libro fue publicado por editoriales de Ecuador y Uruguay, en 2008 y 2012, respectivamente, para entonces recibir la censura de tercer tipo, por poseer un contenido extraño al sistema de uso, o sea a los principios de la educación de estos países; los maestros se negaron a usarlo como lectura escolar por temor a la reacción de padres y apoderados, y la transacción de mercado fue un fracaso total. Ito sigue siendo, como se decía en Cuba cuando su primera publicación, "el libro del que todos hablan, pero pocos han leído".
   
Philippe Ollé-Laprune, quien es editor de la antología Entre desterrados, y director de Casa Refugio, un lugar en México que desde 1998 recibe a escritores perseguidos de todo el mundo, considera que "la literatura puede burlarse de todo, porque la escritura no está hecha para el respeto, no hay que respetar a nadie -dice-, ni a la religión, ni a los poderes políticos ni a los económicos, las letras están hechas para mantener esa gran libertad".
  
Por hacer mío este derecho de libertad en la creación, mi libro Pedrín  estuvo once años sin poder ser publicado. Este cuenta la historia de un niño semejante a cualquier otro niño, con la excepción de que en un momento dado de la narración, se dice que le falta un brazo. Fue galardonado con una Mención del Premio Nacional Ismaelillo de la UNEAC, en 1981; y para su publicación, la editora me exigió eliminar aquella oración, pues, según sus palabras "era muy feo un discapacitado físico como protagonista de un libro para niños". Ello iba contra la filosofía del texto, y así se lo hice saber, por lo que tuve que esperar hasta que, en 1991, en Cuba se creara otra editorial con la posibilidad de publicar libros infantiles.
   
Pero existe otra bien curiosa, pero no por ello poco común, forma de establecer límites a la creación, y es el de la autocensura. Esta puede presentarse de dos formas; la primera, a la que yo llamaría natural, y la forzada o voluntaria.
  
La autocensura natural -por esperada y lógica en el proceso creador- se convierte en algo aceptada, se manifiesta en el modus operante del escritor y se comporta como un hábito reflejo a condiciones históricas, sociales e incluso familiares, en la que el intervienen factores conscientes e inconscientes, pues es el resultado de la asimilación de los patrones ideológicos, éticos y estéticos del medio cultural donde se desarrolla el creador.
   
El elemento consciente de esta autocensura supone la aceptación, por parte del escritor, de los valores predominantes en la sociedad en la que vive inmerso; mientras que el elemento inconsciente podría definirse como un estado de ánimo asumido como resultado de límites previamente expresados por los estratos de poder.
  
La autocensura no es un acto dramático ni reprochable, si estos límites coinciden con las propias convicciones del creador; no así cuando está motivada por el temor a la represalia social, o pueda estar en función de una entidad comercial. En este último caso, la autocensura puede no estar necesariamente en el acto mismo de la creación, sino que se manifiesta en la aceptación del escritor para hacer  supresiones y modificaciones negociadas con una segunda persona  con vistas ganar más dinero o a salvar su texto, conservar su libertad y hasta conservar su vida.
   
Los libros para niños y jóvenes están sometidos a los mismos mecanismos de regulación de bordes de la gran literatura, pero en ellos, por la naturaleza de su lector implícito, operan también otros dispositivos de medida. En primer lugar, y para aquellos autores que escriben específicamente para los niños, están el vocabulario, las técnicas narrativas o poéticas, y los recursos lingüísticos y estilísticos que puede o no utilizar. Pero creo que el problema del control de la literatura infantil preocupa más por lo que se dice que por el cómo se dice, más por el contenido que por el continente; y me detendré específicamente en los temas.
  
La censura en la literatura infanto juvenil  existe porque los adultos se preocupan por lo que consumen los niños, y aunque esta es una inquietud de siempre, en los tiempos actuales se alega que los infantes son constantemente bombardeados con cosas negativas, por todos los medios de comunicación: televisión, cine, radio, revistas, e internet, lo cual no deja de ser cierto, pero en gran medida como responsabilidad directa de la familia; y se aspira para ellos una literatura edulcorante y evasiva.
   
Pero mucho antes de que existieran o estuvieran difundidos estos medios de comunicación, la guillotina de la prohibiciones accionó su gatillo disparador, y se ensañó con el Huckleberry Finn, de Mark Twain, por considerarse un mal ejemplo para la juventud; con El Maravilloso Mago de Oz, de Lyman Frank Baum, acusado de fomentar las ciencias ocultas; y con El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, denigrado porque alentaba la fantasía.
  
En 2006, un grupo llamado La Grieta realizó una exposición que, con el título de  "Libros que muerden", mostró los libros censurados en Argentina entre 1976 y 1983. Allí estaban Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl, por supuestas ideas racistas; El pueblo que no quería ser gris, de la escritora Beatriz Doumerc, porque hablaba de un rey tirano que ordenaba a sus súbditos a pintar sus casas de gris, hasta que alguien se opuso y pintó la suya de azul y rojo; La línea, premio de la Casa de las Américas, de la autoría de esta autora y el ilustrador Ayax Barnes; Ultrabomba, de Mario Lodi, porque  un piloto de avión se niega a bombardear a un pueblo; Cuentos para chicos traviesos, del francés Jacques Prevert, que ponía en cuestionamiento las mezquindades del hombre a través de historias de animales; y libros censurados sólo por haber sido concebidos por esos autores de determinadas posiciones política. Fue, el caso de Álvaro Yunque, con Niños de hoy, y José Murillo, con Mi amigo el pespir.
   
Los que censuran, aparte de los regímenes dictatoriales son en primer lugar los editores, pero motivados por los criterios que puedan tener padres y apoderados, docentes y religiosos, que son, en definitiva, quienes compran.
   
En 2002 salió en Chile mi libro Maritirini quiere ser escritora, y a las oficinas de la editorial Alfaguara no demoraron en llegar cartas de escuelas religiosas protestando por haber publicado un texto donde se hablaba, entre otras cosas del divorcio, pues la narradora protagonista manifiesta estar traumatiza, por ser la única niña de su aula cuyos padres no están divorciados.
   
Mirta Aguirre, intelectual cubana, en una ponencia titulada "Verdad y fantasía en la literatura para niños", presentada en el Primer Fórum sobre Literatura Infantil y Juvenil, celebrado en La Habana en 1972, decía: "Infeliz quien no crea que lo hermoso y tierno forman parte de la vida, pero la vida tiene también su cara maligna, y esa no debe ser disimulada nunca, porque una verdad a medias no es una verdad (...) no se tema demasiado a que la literatura infantil y juvenil muestre los costados feos de la vida". (4)
   
Entre los temas más frecuentemente censurados están la enfermedad, la muerte, la violencia, el sexo y los hogares disfuncionales.
    
Sin embargo, en la vida real, independiente de los medios de difusión masiva, no es raro encontrar cualquiera de estas experien­cia dentro de las vivencias personales de los niños, y la literatura puede contribuir a enfrentar estos hechos, aliviando el temor y las tensiones que le puedan generar, ejercitando afectos y emociones positivos y no traumáticos frente a ellos, o preparándolos para una posible ocurrencia de tales hechos.
   
La muerte ha estado presente desde el origen mismo de mitos y leyendas de todas las culturas y aparece con frecuencia en cualquier parte del planeta en los cuentos folclóricos, considerados como clásicos,. Rafael Pombo y José Martí, precursores de la literatura infantil latinoamericana, la abordan, el primero,  en su poesía, y con profusión Martí en su revista La Edad de Oro. Seguidores de esta tradición, los escritores contemporáneos del continente no han dejado de tratar el tema de la muerte.
   
Por su parte, la referencia al sexo, el otro gran tabú para mojigatos y moralista, aparece en la primera página de un libro de referencia obligada para la educación en los colegios religiosos: la Biblia: "Creo, pues, Dios al hombre a su imagen, macho y hembra los creó. Y los bendijo Dios y díjoles: Procread y multiplicaos".  (5)
   
El reflejo en la literatura de la vida sexual de seres humanos y animales no nos tiene que conducir necesariamente al puro acto carnal de acoplamiento de macho y hembra, ni de las otras posibles variantes de sexo por preferencias y números de participantes en el hecho, sino que muchas cuestiones, importantes y transcendentales en la vida del hombre y de la mujer, van a estar vinculadas al sexo; desde la aparición de sentimientos que unen a la pareja y que parten de la atracción y el gusto por lo físico, la constitución de la familia, y recordemos que el matrimonio religioso no es válido hasta que no se consuma el acto carnal; la procreación, y el status y los roles de género en los diferentes tipos de sociedades humanas contemporáneas. Y estos asuntos aparecen, de alguna manera, en toda la literatura que leen los niños, por inocua que les parezca a los puritanos y melindrosos.
   
Pero otras cuestiones, digamos más peliagudas, también aparecen en la literatura infantil de todos los tiempos: el erotismo, por ejemplo, mueve a la Sirenita a acariciar al príncipe cuando lo encuentra desmayado en la playa; la picardía y el doble sentido matizan la colección de Cuentos picarescos de América Latina, donde el protagonista de una de las historias: Juan Bobo, le cede tres cerdos a una princesa a cambio de que esta le vaya enseñando distintas partes del cuerpo, desde el tobillo hasta el pecho; el caballo y la yegua de Cuentos de Guane, de Nersys Felipe "parece que de tanto verse, se enamoraron y ahora la pintada va a tener un potrico";  la señora Bartolotti, una de las protagonistas de Konrad, el niño que salió de una lata de compota, es una mujer soltera e independiente que dos veces por semana se "trata familiarmente con su amigo, el soltero señor Egon"; en el libro La muchacha de Transilvania y otras historias de amor, de Triunfo Arciniega, hay  niño en uno de sus cuentos que le toca la barriga a la mamá donde sabe que se forma su hermanito;  ­­Franz, el personaje de Christine Nöstlinger, que tiene "el pelo lleno de rizos rubios, los ojos como la flor del trigo, la boquita de cereza y las mejillas muy sonrosadas", se baja los pantalones para poder demostrar que es varón y no lo sigan confundiendo con  una niña, e Ivette Vian en Del abanico al zunzún, en la definición de la palabra sexo, diga:  "Sexo: cada persona nace con uno, y siempre es el de cada cual. Protegerlo contra el comején y las polillas. Es decir, usarlo".

Pero una y otra vez aparecerán los censores institucionales, de mercado o de repertorio, y seguirán excluyendo de los estantes y bibliotecas infantiles de California a Caperucita Roja por llevarle vino en su cesta a la abuelita; de China a Alicia en el país de las maravillas por otorgarle cualidades a los animales para que actúen en el mismo nivel que los humanos¸ de Inglaterra a El diario de Ana Frank por su contenido sexual y depresivo; de Suecia a Pipa Mediaslargas por no ser un buen ejemplo educativo; de Argentina a Un elefante ocupa mucho espacio por tener una finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria para la tarea de captación ideológica del accionar subversivo; de Cuba a Kike, de Hilda Perera, a pesar de que aborda una historia tan sensible para el pueblo cubano como lo fue el éxodo masivo de niños para los Estados Unidos en la década de 1960; de Japón a Negrito llamado sambo, de Helen Bannerman, por supuesto material racista; de Arabia Saudita a Harry Potter por incentivar la brujería; y de Polonia a Winnie-the-Pooh por su dudosa  sexualidad.
   
En su mensaje por el día Internacional del Libro, en 1985, Christine Nöstlinger expresó: "Los libros te pueden ayudar a encontrar qué gritar, por qué luchar, con quiénes asociarte, y dónde pueden comenzar a cambiar las cosas".
   
Para ello, digo yo, es necesario eliminar las absurdas barreras contenedoras de ideas en la literatura infantil y juvenil.
 
BIBLIOGRAFIA
 
1.- CRUZ CRISTÓFOL Y SEL M., "Canon y censura en los estudios de traducción literaria: algunos conceptos y pautas metodológicas para la investigación". TRANS · num. 12 · 2008+ARTÍCULOS (189-210).
 
2.- RODRÍGUEZ A. O. "Ito: "el raro" en la literatura infantil cubana". Encuentro de la Cultura Cubana. Nº 41-42. Verano otoño del 2006. Madrid.
 
3.- FERNÁNDEZ V., "Hacia un Canon Iberoamericano de LIJ". Revista CLIJ 233, AÑO 23 Enero-Febrero, 2010.
 
4.- AGUIRRE M., Verdad y fantasía en la literatura para niños. Literatura Infantil. Selección y prólogo de César Escalante. Dirección de Literatura. Ministerio     de Cultura. Ciudad de La Habana. 1979
5- ___. Sagrada Biblia, 4ta. edición, Biblioteca de          Autores Cristianos, Editorial Católica. Madrid,          1957.
6.- VIAN ALTARRIBA I., Del abanico al zunzún. Editorial Gente Nueva, La Habana, 2000.
7.- C.NOSTLINGER. Konrad, o el niño que salió de una lata de compota. Citado en el prólogo de Enrique Pérez Díaz. Editorial Gente Nueva, Ciudad de La Habana, 1987.
 

LOS LECTORES TIENEN LA PALABRA
"Te regalo el mar"
se presenta tres veces en Cuba


  Joel Franz Rosell
Escritor cubano
  Joel Franz Rosell, Luis Cabrera, Alberto Peraza y Magaly Sánchez
Queridos amigos:

En compilador consecuente y amigo fiel, Luis Cabrera Delgado nos encantó a todos con el hermoso volumen "Te regalo el mar". En tres ocasiones durante mi reciente viaje a Cuba, le vi presentar el lujoso volumen y concitar el mismo interés. La primera vez fue el 28 de enero, durante la tertulia "Libros a la carta", que consagró a nuestro común amigo el periodista cultual Fernando Rodríguez Sosa en la bella librería habanera Fayad Jamís. Luis explicó el proceso de creación de la obra y su finalidad, y comentó las peculiaridades de su ilustración, entre otros detalles, dejando al público codiciar el volumen.

La segunda vez que le vi poner en conocimiento de cubanos y extranjeros (había media docena de sudamericanos presentes) la hermosa compilación de cuentos marinos para los niños bolivianos fue a mediados de febrero, durante la Jornada Internacional de Literatura Infantil y Juvenil organizada por el cuentacuentos argentino Claudio Ledesma y su equipo en el Hotel Habana Libre.

Casi un mes más tarde, coincidimos en la Feria del Libro de la provincia Pinar del Río y en esta ciudad, antes de que me tocara a mí mismo presentar mi última novela editada en Cuba, y por tercera vez Luis presentó "Te regalo el mar", arrancando exclamaciones admiradas de la concurrencia. Es que los cubanos tenemos mar, pero no libro tan bellos como ése.

Un abrazo,

Joel


UN LIBRO QUE NO TE PUEDES PERDER  
El mundo de los bucefalitos
  Isabel Mesa
  Escribir para los más pequeños es todo un arte y me refiero a una literatura infantil que llegue a los niños de 5, 6 y 7 años. En Bolivia, son pocas las autoras que han demostrado calidad en este trabajo: Verónica Linares con  Los guantes de Agustina y La Paloma verdiazul, Isabel Caero con Sorpresa y Julia Sueldo con Silbidos, lluvia y piratas. Sin embargo, Grupo Editorial La Hoguera tiene en su amplio listado de autores a una escritora que, después de cuatro títulos publicados, demuestra un gran talento hacia los lectores que se inician en la literatura infantil.

Paula Benedict de Bellot ha presentado el año pasado un libro lleno de fantasía y color que atrapa desde sus primeras páginas. El mundo de los bucefalitos es la historia de un ciudadano cualquiera a quien un buen día despiden del trabajo. Al poco tiempo encuentra trabajo en un colegio como profesor de dibujo. Maité se preocupó, pues habían dos cosas que su papá no sabía hacer: nadar y dibujar."  Sin embargo, el papá la tranquiliza diciéndole que él sabía dibujar bucefalitos. Estos bucefalitos, que son dibujos en miniatura, son el pretexto del padre de Maité para que nadie advierta en el colegio que él no es un profesor de dibujo.

A partir de esa necesidad que él tiene de mantener el trabajo, un toque de fantasía envuelve esta tierna historia en la que los bucefalitos, animalitos creados en la imaginación del nuevo profesor de dibujo, cobran vida en un mundo inventado del que son protagonistas.

El relato de Paula Benedict no apela a ningún mensaje moralizante ni de advertencia para los niños. La autora apunta simplemente a una literatura que divierta y llene de placer a sus lectores como debe ser toda literatura infantil.

En un formato rectangular y adecuado para los niños, adquieren la misma importancia del texto, las ilustraciones a todo color realizadas por Juan Sebastián Amadeo.

Sin duda alguna, un libro maravilloso que tiene que llegar a todos los niños del país.

Título: El mundo de los bucefalitos
Autor: Paula Benedict de Bellot
Ilustrador:  Juan Sebastián Amadeo
Género: Cuento
Grupo Editorial La Hoguera
Año: 2014
Santa Cruz, Bolivia


TE RECOMIENDO UN LIBRO Mariana Ruiz
Escritora boliviana


Besos Mágicos
Ana María Machado


Este bellísimo libro habla de Nanda, una niña que vive con su papá y su abuela, sus padres están divorciados y sólo visita a su mamá los fines de semana. Su mundo se verá alterado para siempre cuando su padre conozca a Bebel, su nueva esposa. Nanda no quiere saber nada con Bebel, ni siquiera cuando ella se embaraza de su futuro hermanito. Imagina desde el principio que es una bruja y todo le sabe a envenenado. Sin embargo, Bebel la quiere de verdad y logra enseñarle algo mágico: que los besos y el cariño lo curan todo. Ana María Machado es una autora brasileña conocida en todo el mundo, el año 2010 obtuvo el premio holandés Príncipe Claus por su intensa labor literaria.



El tesoro de Sacambaya
Carlos Condarco Santillán.
Latina Editores
Oruro, 2011


Cuatro amigos se preparan para una expedición, podrían ser los años 50 o los 70, inclusive los 90, la fecha es imprecisa. Quieren ir a un punto específico de la cordillera de los Andes: escalar el Sacambaya, donde supuestamente los jesuitas dejaron enterrado un portentoso tesoro. En el camino, preparados con latas de sardinas, escopetas, machetes y mapas, al mejor estilo de las aventuras de Julio Verne, se encontrarán alojados en la iglesia de un pueblo. Allí encontrarán y leerán un pequeño diario, forrado en cuero, parte de una vetusta biblioteca. Una historia dentro de otra historia, la de José Santos Vargas, que luchó en tiempos de la colonia por la revolución en Ayopaya y Sica Sica, en el nacimiento de la república. Carlos Condarco es un autor orureño que reside en una hacienda rústica, Cotochullpa, en el altiplano boliviano. Sus obras transmiten esa mezcla particular de humanismo y vida austera característica de los hacendados de otra época.




EL RINCÓN DEL CÓMIC

Mariana Ruiz
Escritora boliviana


Lucky Luke. Morris

Lucky Luke es un cómic franco-belga, homenaje y parodia del Far West Americano. Tuvo muchos guionistas, incluido René Goscinny, y se recopiló en numerosas historietas desde 1951 hasta el 2001, cuando su dibujante falleció. Es la historieta europea más famosa después de Astérix y Tintin. Sus personajes principales son: Lucky Luke, el vaquero más rápido del Oeste; su caballo Jolly Jumper "el caballo más listo del mundo"; sus archi-enemigos los hermanos Dalton y Ran Tan Plan, perro custodio de la cárcel, que a pesar de su estupidez siempre se las arregla para estar en el lugar y el momento adecuados para quedar como un héroe. Numerosos representantes del Lejano Oeste desfilaron por sus páginas: el sheriff, el gran Jefe de los pieles rojas, el comandante del ejército americano, etc. Ha sido adaptado a la televisión y al cine en numerosas ocasiones.

 

EL DÍA A DÍA EN LA LITERATURA INFANTIL
 

1. Presentación del Libro "Te regalo el mar" en La Paz
 

El martes 24 de marzo, precisamente un día después de recordar en Bolivia el Día del Mar, se presentó el libro Te regalo el mar, una antología de 72 obras que 32 autores e  ilustradores de 19 países latinoamericanos regalaron a los niños bolivianos. El acto tuvo lugar en el Patio Cultural del Ministerio de Cultura y Turismo, y la presentación estuvo a cargo del ministro Marko Machicao y la Presidenta de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil, Liliana De la Quintana.
El ministro Machicao manifestó que "es un deber de todos los bolivianos conocer nuestra historia, nuestros alegatos y saber por qué nuestro país está reclamando y haciendo un pedido justo. En ese marco, como Ministerio de Culturas y Turismo, estamos sumándonos al pedido a partir de la literatura, del arte, de los expositores de altísimo nivel. Estamos orgullosos de formar parte", indicó.
Por su lado, De la Quintana explicó que el libro es una compilación de varios textos e ilustraciones con la temática del mar, autores que han proporcionado sus obras sin cobro alguno para su publicación. "Estos textos han sido compilados por el artífice de la idea, el escritor cubano Luis Cabrera Delgado", destacó.
El libro fue publicado por el Ministerio de Culturas y Turismo del Estado Plurinacional de Bolivia, bajo la supervisión de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil, e ilustrado por Jorge Dávalos. En la publicación participaron tres autoras que fueron distinguidas con los premios Anderssen en Literatura para niños a nivel mundial, como Ana María Machado, Ligya Bojunga y Teresa Andruetto.

2. Academia Boliviana de Literatura Infantil inaugura su biblioteca "Vuelan vuelan"

La Academia Boliviana de Literatura Infantil inaugura la biblioteca "Vuelan vuelan". La biblioteca se especializa en literatura para niños y jóvenes, pero además cuenta con libros teóricos sobre literatura infantil que pueden ser consultados por maestros, autores, ilustradores y especialistas en LIJ.

La inauguración se llevará a cabo el día sábado 11 de abril a horas 11:00 en las instalaciones de la Casa Espejo (Av. 20 de Octubre y final Kantutani).


  3. Liliana De la Quintana recibió el premio "Una vida de película"
Liliana De la Quintana recibió el premio "Una vida de película" en Cochabamba el 21 de marzo, dia del cine boliviano. El premio fue otorgado por la red de realizadores audiovisuales de Cochabamba y la Alcaldia por la contribucion al auidovisual boliviano.
4. VII Congreso Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en Oruro

El Comité Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (CONALIJ) y el Comité Departamental de Literatura Infantil y Juvenil de Oruro (CLIJO) convocan al VII Congreso Nacional de Literatura Infantil y Juvenil que se realizará del 9 al 10 de mayo de 2015.
El tema del congreso es: Literatura escrita en formato tradicional vs. literatura virtual y tecnología.

  • El libro digital: sus posibilidades, ventajas y desventajas desde las perspectivas del escritor y del lector.
  • Situación actual de la literatura a través de los medios virtuales en el mundo y en Bolivia.
  • ¿La tecnología supone la desaparición del libro impreso?
  • Investigación de la literatura infanto-juvenil y los medios virtuales.
  • Los libros infantiles y textos escolares.

Las inscripciones quedan abiertas a partir de la fecha hasta el día martes, 31 de marzo del año en curso.
Costo Bs. 200.-
Estudiantes Bs. 120.-
Delegados adscritos del interior del país deberán abonar una suma adicional de Bs. 150.- que cubrirá los costos de desayuno, almuerzo, cena y alojamiento (desde la tarde del viernes 8 de mayo hasta el almuerzo del día domingo 10 de mayo).

Mayor información:
Casilla No. 617 (Javier Wilson Tarqui Maldonado)
Correo Central
Facebook: Comité de Literatura Infantil de Oruro
correo electrónico: [email protected]
Consultas a los teléfonos 2-5231687 , 724-71731 (Selma Bejarano)
2-5235097, 704-24672 (Javier Tarqui M.)
  5. VII Feria del Libro en Oruro y Premio Hugo Molina Viaña
 

La VII Feria del Libro de Oruro se llevará a cabo los días 7 y 8 de mayo en las instalaciones del Colegio Alemán de horas 9:00 a 18:00. Además, allí se dará a conocer al ganador del III Premio Nacional Hugo Molina Viaña que se otorga cada año al escritor con una trayectoria importante en el área de la Literatura Infantil. El objetivo de este galardón es el de reconocer, valorar y premiar la labor infatigable de quienes se dedican al difícil arte de escribir para jóvenes y niños, en Bolivia. El primer año, recibió este premio, de manera póstuma, Gladys Dávalos, y el año pasado recayó en la escritora cochabambina Velia Calvimontes.

6. Convocatoria "Cuéntame un cuento"


7. Festival de Teatro para la Infancia Kusisiña 2015
  El Espacio Simón I. Patiño, el Gobierno Autónomo de la ciudad de La Paz, Museo Pipiripi, Ciudad amiga de la Infancia, Arte presa y Fitaz, invitan a participar del Kusisiña, Teatro para la Infancia. Porque el teatro es un campo inagotable de diversión y educación, ayuda en la concentración, transmite valores, fomenta el uso de los sentidos, motiva el ejercicio del pensamiento, creatividad e imaginación. Llevemos a nuestros hijos, sobrinos, nietos y alumnos del 8 al 12 de abril en Pipiripi (La Paz). Reservas al teléfono 2652353. 8. Revista virtual "Benjamín" No. 20
  El contenido de este mes incluye la Editorial, el cuento El sol quebrado de Sylvia Puentes (Uruguay), Anuncio de la XVI Feria del Libro de Santa Cruz, Benjamín en la Manzana Uno, El mundo de Sonia Delauney. Suscripciones al correo
[email protected]

9. Premio Colección Juvenil de Ediciones Gibraltar (México)
  Podrán presentarse al premio todos aquellos escritos en castellano que sean adaptaciones de obras clásicas de dominio público de la literatura universal, cuya extensión será de entre 10 y 15 folios. Las adaptaciones, las cuales estarán dirigidas a lectores adolescentes, deberán respetar la trama original, y podrán enviarse por correo electrónico a [email protected] adjuntas en formato Word (Extensión .doc / .docx) en dos archivos: "Obra" y "Plica" en donde constará el nombre del autor, domicilio y teléfono de contacto.El plazo de recepción de las obras finalizará el día 11 de Abril. El premio será de USD 10.000 (diez mil dólares estadounidenses) para el ganador, suma que será considerada como anticipo por la cesión a Ediciones Gibraltar de los derechos de adaptación.El Jurado, formado por personalidades de reconocido prestigio, hará público el fallo, inapelable, en la segunda quincena del mes de Mayo de 2015.  Mayor información:
 http://www.escribirte.com.ar/concursos/1264/premio-coleccion-juvenil-de-ediciones-gibraltar.htm



10. VIII Edición Cuentos Infantiles "Félix Pardo"

La Sociedad Cultural y Recreativa (SCR) Clarín de Quintes (Villaviciosa-Asturias), convoca la octava edición del certamen literario de Cuentos Infantiles "Félix Pardo". El concurso pretende estimular, reconocer y difundir la dedicación, el esfuerzo y el buen hacer de quienes emprenden y asumen, con acierto, la práctica u oficio de escritura.
 
Podrá concurrir cualquier persona aficionada o profesional de la escritura, sin importar su nacionalidad. Solo se podrá presentar un trabajo por autor. Los cuentos deberán estar escritos en castellano,  estar dirigidos al "público infantil" y ser inéditos, esto es, no haber sido publicados ni parcial ni totalmente en ningún soporte impreso ni digital ni haber sido galardonados en ningún certamen literario con anterioridad. Las obras tendrán una extensión máxima de 8 folios y mínima de 4, escritos necesariamente en Times New Roman, Cuerpo 12, Interlineado 1,5.
Hay un único premio dotado con 700 € y placa conmemorativa. El plazo para la presentación de los trabajos se extiende hasta el 12 de abril de 2015.
 
Los relatos deberán enviarse necesariamente por correo postal (se excluirán los recibidos por mail independientemente de la procedencia geográfica del autor/a), a la siguiente dirección:
Apartado de Correos número 4 de Villaviciosa (CP 33300), Asturias.
 
Mayor información:
[email protected]
www.scrclarin.com

11. VII Concurso de Cuentos Ilustrados Infantiles Ayuntamiento Dos Hermanas (España)

El Excmo. Ayuntamiento de Dos Hermanas, organiza a través de la Concejalía de Igualdad y Educación el VII concurso de cuentos ilustrados infantiles. Podrán participar todas las personas mayores de edad, cualesquiera que sea su nacionalidad y que presenten obras originales e inéditas escritas en castellano que no hayan sido premiadas en ningún otro certamen. El cuento estará dirigido a niñas y niños de Educación Infantil y primaria, en el que se fomenten las relaciones igualitarias, la corresponsabilidad en la familia, se potencie la igualdad de oportunidades y el desarrollo integral de las personas, rompiendo con los estereotipos sexistas. La obra ganadora deberá estar escrita en lenguaje no sexista. Premio: 1.000 € concedido íntegramente a una sola obra. El premio podrá ser declarado desierto por el jurado. La cuantía del premio se hará efectiva previa reducción del correspondiente IRPF en vigor. El plazo de admisión de trabajos finalizará el día 17 ABRIL DE 2015;  posteriormente a esta fecha sólo serán admitidos los trabajos en cuyo matasellos conste que fueron enviados dentro del plazo.
 
Las obras podrán enviarse:
PARA EL CONCURSO DE CUENTOS ILUSTRADOS "CUENTOS PARA LA IGUALDAD"
Excmo. Ayuntamiento de Dos Hermanas
Concejalía de Igualdad y Educación
Plaza de la Constitución, 1- 41701 Dos Hermanas. Sevilla

Las personas participantes enviarán o entregarán, un original y copia, así como el formato digital al correo electrónico [email protected] con un máximo de 25 páginas. La propuesta deberá atender el concepto de álbum; es decir, un libro en el que la historia se cuente a través de imágenes y texto de tal manera que estos se complementen o estén íntimamente relacionados. La técnica a emplear en las ilustraciones podrá ser cualquiera reproducible en imprenta.

mayor información: [email protected]
http://www.doshermanas.es/dher/opencms/dher/portal/concejalias/igualdad_educacion/igualdad/Actividades/
 

 
LA BIBLIOTECA CRECE



Estos son los libros que nos han enviado autores, librerías o editoriales. Enviamos la información correspondiente a cada uno, para que los lectores sepan que ya forman parte de la biblioteca de la Academia. Algunos tienen mayor información en nuestra página web (www.ablij.com).

Número: 70

Fecha: Marzo, 2015