Vuelan Vuelan 77: Antología de la Literatura Infantil y Juvenil de Bolivia: el mayor logro de la LIJ en Bolivia (I. Mesa), Larry Lempert, un auténtico promotor de la literatura infantil y juvenil (V. Montoya), Los gatos de Carlos y el enigma del paraguas

Vuelan vuelan
Año 7, boletín 77

Noviembre,2015
Visita nuestra web: www.ablij.com

  • Distinción de la Comisión de Fomento a la Cultura Herrmann de La Paz (2009)
  • Distinción del Gobierno Autónomo Municipal y Oficialía Mayor de Culturas de La Paz (2013)
  • Premio Nacional y Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil "Hormiguita Viajera", Biblioteca Madre Teresa de Calcuta, Buenos Aires (2013)


Comité editorial: Isabel Mesa, Liliana De la Quintana, Víctor Montoya Vuelan vuelan es un boletín mensual dedicado a la literatura infantil y juvenil que tiene como objetivo llevar artículos, entrevistas, reseñas de libros, notas sobre ferias, congresos y presentaciones de libros a escritores, ilustradores, docentes, psicólogos, pedagogos y personas interesadas en el tema.

Vuelan vuelan pretende ser la plataforma que dé a conocer a los autores bolivianos y extranjeros con su literatura y forma de pensar. Quiere ser una revista mediadora, que comunique los acontecimientos más importantes relacionados con la literatura infantil y juvenil. Desea ser portavoz de artículos interesantes sobre el tema infantil que enriquezcan la formación teórica de nuestros lectores. Pero, sobre todo, quiere ser un enlace nacional de la literatura infantil boliviana.
Vuelan vuelan también abre sus puertas a opiniones, comentarios y material que puedan hacernos llegar los lectores para que este boletín sea un punto de encuentro de la literatura infantil y juvenil capaz de unir a todo el país en favor de nuestros niños y jóvenes.


En busca de un cabalito de mar
Ilustradora: Romanet Zárate
 
LEYENDO LITERATURA INFANTIL
 


"Antología de la Literatura Infantil y Juvenil de Bolivia":
el mayor logro de la LIJ en Bolivia

  Isabel Mesa Gisbert
   
                                                           Los dos primeros libros de la BBB Antecedentes

En el mes de junio de 2014, el Centro de Investigaciones Sociales (CIS) de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional inicia el proyecto denominado Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB); el proyecto literario más importante y ambicioso de la historia del país.  
Este proyecto tiene como objetivo seleccionar, publicar y distribuir de manera masiva las doscientas obras más representativas que se hayan escrito en Bolivia. Esta selección la realizó un comité editorial conformado por más de 30 de los más reconocidos intelectuales, investigadores y académicos del país entre junio y diciembre de 2014. Por su parte, la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil hizo una propuesta al comité para que dentro de estas doscientas obras, se incluyeran las diez obras más representativas de la literatura infantil y juvenil.
 
En diciembre de ese mismo año se hizo la presentación oficial de la lista de las doscientas obras elegidas. Si bien, el Comité Editorial de la BBB no eligió a ninguna de las diez obras propuestas, para gran sorpresa y alegría de los especialistas en literatura infantil y juvenil la lista contemplaba una Antología de Literatura Infantil y Juvenil de Bolivia, señalada con el número 135 de la colección.
 
"La formación de lectores del presente, pero sobre todo a futuro, es una de las principales premisas por la que los miembros del Comité Editorial de la BBB decidieron incluir a esta antología en la selección. La edición incluye los mejores cuentos, poemas, novelas y obras de teatro para un público infantil y juvenil; un libro para iniciarlos en la lectura"[1]
 
A principios del año 2015, la coordinación del proyecto trabajó en la elaboración de un manual de edición, el diseño de la línea gráfica del proyecto y la producción editorial de las dos primeras obras. Además, se decidió que de cada libro se imprimirían 4000 ejemplares, 3500 en tapa blanda y 500 en tapa dura, los cuales serían distribuidos a nivel nacional de manera gratuita en bibliotecas, centros culturales, universidades, colegios, etc., y de manera comercial, (a precio de costo) en librerías.                                                 Comité Editorial de la BBB
                                                                                                               
La BBB está dividida en cuatro colecciones: historias y geografías, sociedades, letras y artes y diccionarios y compendios.
 
De acuerdo al cronograma de trabajo de la BBB, las doscientas obras deben estar impresas hasta el año 2025, año del bicentenario de Bolivia; y estaba previsto que el año 2015 se publicarían los dos primeros libros. Fue una nueva sorpresa y satisfacción para los miembros de la Academia saber que la antología de LIJ sería uno de esos dos libros; el otro libro elegido fue la Antología de Documentos Históricos Fundamentales de Bolivia antologada por el Profesor José Roberto Arce.
 
En febrero de este año, los responsables del proyecto, Marco Montellano y Martín Zelaya, me llamaron para que me hiciera cargo de la realización de la Antología de Literatura Infantil y Juvenil de Bolivia. Con mucha emoción y enorme dedicación trabajé en este libro durante seis meses para que pudiera estar listo a tiempo. Una vez realizada la primera propuesta de la antología, me reuní con el comité editorial que los responsables del proyecto asignaron.                                                               Reunión con el Comité Editorial de la Antología

Una vez realizada la primera propuesta de la antología, me reuní con el comité editorial que los responsables del proyecto asignaron. Fueron muy importantes los aportes de Rosalba Guzmán, Mariana Ruiz y Manuel Vargas de quienes recibí sugerencias y críticas, así también como valoración de mi trabajo.
 
La antología

Si bien existen en Bolivia algunas antologías infantiles, la mayoría se avoca a un solo género: el cuento. Por lo tanto, era necesaria una antología que ofrezca una variedad de géneros literarios en el marco de una propuesta nacional, en la que escritores de distintas partes de Bolivia estén presentes con obras de calidad, trascendencia e impacto en el público lector. El libro ha tratado de mostrar aquello que ha marcado un hito, lo que ha trascendido, lo que en su individualidad es de gran calidad pero que, como pieza que forma parte de un enorme rompecabezas, es capaz de aportar a aquel corpus que nos habla del inicio, de las tendencias, de las influencias, de los estancamientos y de los cambios en la literatura infantil y juvenil boliviana.
 

Esta selección de obras tiene como primer criterio valorar la calidad literaria de cada uno de los escritos. En segundo lugar, se ha considerado el impacto que cada obra tuvo en los lectores y, por ende, su trascendencia en el tiempo. Finalmente, y no ha sido menos importante, la reunión en una sola obra de autores de distintas partes del país con ese talento especial para contar a los niños y niñas bolivianas sobre la diversidad cultural que tiene Bolivia y el mundo sin subestimar a su destinatario.

Tomando en cuenta los criterios anteriores, la antología se ha dividido de manera cronológica en tres partes, en las que se pueden distinguir una primera generación de pioneros, que en primera instancia se destacaron en poesía y teatro; una segunda generación que desarrolla el cuento regionalizado, costumbrista y tradicional; y una tercera generación que rompe con los esquemas tradicionales, que se abre a temáticas distintas a lo exclusivamente nacional,  pero que también mira la diversidad cultural como una riqueza y un aporte al país.
 
La literatura infantil aparece tardíamente en Bolivia en relación a muchos de los países latinoamericanos que publican sus primeros libros en la segunda mitad del siglo XIX. El inicio de la literatura infantil en el país se da gracias a dos factores fundamentales. Los primeros autores eran en su mayoría maestros, con una gran cercanía y relación con los niños, que vieron la necesidad de contar con publicaciones infantiles apropiadas en un mundo diseñado solo para adultos. Posteriormente, estos autores, que estaban ligados por el ámbito profesional en el que se desenvolvían, pues todos eran poetas, se unieron con el objetivo de escribir también para niños. Hablamos de los Pioneros de la literatura infantil y juvenil (1922-1979).
                                                                              
                                                                                                                                        Vicuncela. Ilustración de Jorge Dávalos
 

En la década de los 80 surge una segunda generación con un numeroso grupo de maestras cochabambinas que toma a su cargo la producción de la literatura infantil boliviana. Son las únicas que durante un largo período de tiempo llenan el vacío que habían dejado los pioneros. La labor de este grupo valluno no se refleja solamente en la producción, sino que también inicia talleres de escritura y se dedica con esfuerzo y perseverancia a la promoción de la lectura, creación de bibliotecas itinerantes y la difusión de sus obras. En este mismo momento surgen las dos primeras voces cruceñas de la literatura infantil (1980-1999).


Comiendo estrellas. Ilustración de Paula Guardia

La tercera generación se da a partir del año 2000, en que la literatura infantil toma otro rumbo. Las nuevas tecnologías ayudan a que exista una mirada más amplia hacia el exterior y las nuevas tendencias literarias no tardan en conocerse. Páginas web, revistas virtuales y cursos a través de la red son componentes que ayudan a una nueva visión de lo que es la literatura infantil fuera de Bolivia. Por otro lado, el cambio de gobierno y la nueva ley educativa Avelino Siñani le imprimen a la literatura infantil un sello propio que lleva a los autores a indagar aún más sobre nuestra diversidad como país. El teatro y la poesía prácticamente han desaparecido de la oferta literaria infantil y juvenil, con contadas excepciones. El cuento y los libros de mitos y leyendas perseveran, pero, en definitiva, es la novela la que surge con gran fuerza y manifiesta un giro en cuanto a la temática y estructura literaria. (2000-2015).
 
         
                                                                                        La abuela grillo. Ilustración de Romanet Zárate

Vistos estos tres períodos, la antología se complementa con algunos anexos. El primero se refiere exclusivamente a la novela, quizás el género más importante dentro de la literatura infantil en las últimas décadas, por su aporte en cuanto a novedad temática y estructura literaria. Esta parte se compone de doce reseñas sobre las novelas más importantes de la literatura infantil y juvenil boliviana (1962- 2015).
 
Si bien forman parte de esta antología 29 autores, se anexa también un cuadro con una exhaustiva información de referencia sobre otras obras de estos autores y, además, con obras de otros autores que no son parte de esta selección.
 
Esta antología estaría inconclusa si no contara con ilustraciones, en este caso 27 ilustraciones realizadas con exclusividad por reconocidos artistas que tienen una larga trayectoria en el campo de la ilustración infantil. Un reconocimiento y agradecimiento especial a Romanet Zárate, Paola Guardia y Jorge Dávalos cuyas ilustraciones darán vida a los personajes de cada una de las obras.
 
Detrás de un libro no solamente está la persona responsable y esta antología no sería una realidad sin la ayuda de varias personas. Quiero hacer un agradecimiento especial a todos los autores y descendientes que me permitieron incluir sus obras, por confiar en mi trabajo y creer en este proyecto. A Mariana Ruiz, Rosalba Guzmán y Manuel Vargas quienes formaron parte del comité editorial de esta obra; a Liliana De la Quintana, Verónica Linares, Jeannette Medrano y Mariana Ruiz, Miembros de Número de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil, por las ideas y sugerencias en la recopilación de los textos. De la misma manera, a Raquel Montenegro por todos sus aportes en el ámbito literario y a mi hermano Carlos D. Mesa por el tiempo que dedicó a la lectura de este libro para la revisión de la parte histórica.

La lucha que iniciamos hace nueve años los miembros de la Academia escribiendo crítica literaria, investigando, difundiendo y valorando la literatura infantil y juvenil boliviana hoy es una realidad. Es una satisfacción como escritora, como especialista de literatura infantil, como maestra y como miembro de la Academia Boliviana de Literatura Infantil que hoy se le
Presentación del libro en La Paz
dé a la literatura para niños y jóvenes el sitial que le corresponde. Por primera vez en Bolivia, se toma en cuenta y en serio a este género como parte de una colección tan importante como es la Biblioteca del Bicentenario. La literatura infantil en nuestro país ha sido vista siempre desde arriba, probablemente por desconocimiento, pues las personas que trabajamos con niños sabemos que al entusiasmarlos y guiarlos a través de las buenas lecturas infantiles sembramos en ellos el camino para que de jóvenes tengan el criterio preciso para elegir la buena lectura escrita para adultos.
  LA ACADEMIA BOLIVIANA DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL HA DADO UN PASO GIGANTESCO, PORQUE HOY LA LIJ BOLIVIANA ES PARTE DE LAS 200 OBRAS DE LA BIBLIOTECA DEL BICENTENARIO DE BOLIVIA

   

[1] Documento del lanzamiento oficial de las Biblioteca del Bicentenario (BBB). Presentación de los primeros libros. 26 de noviembre de 2015.

Larry Lempert, un auténtico promotor de la literatura infantil y juvenil
  Víctor Montoya
Escritor y Pedagogo

 
Larry Lempert, un viejo amigo de quien escribe esta nota, nació en una ciudad sureña de Suecia, en 1947. Hijo de padre norteamericano y madre sueca. Acumuló desde su juventud una amplia experiencia en las bibliotecas públicas, en las que contribuyó desinteresadamente en la promoción de los libros destinados a los niños y jóvenes.
 
Lo conocí a principios de los años 80 en la Biblioteca de Tyresö, donde él ejercía como responsable de la sección dedicada a la literatura infantil, consciente de que la formación de los lectores debía iniciarse a temprana edad, tanto en el seno de la familia como en las aulas de las unidades educativas. Su entusiasmo como bibliotecario de vocación no conocía límites y su afán por difundir la literatura entre niños y jóvenes era el objetivo principal de su vida.
 
Nunca se dejó vencer por las vicisitudes que llegaron con las nuevas tecnologías, que paulatinamente alejaron a los lectores de las salas de las bibliotecas, ya que Larry Lempert, con su alma de luchador invencible, ideó otras formas para seguir fomentando el hábito de la lectura. Por  ejemplo, si los lectores no concurrían a la biblioteca, él se encargaba de llevar los libros hacia donde estaban los lectores. Cargaba una pila de libros sobre la plataforma de un carruaje de dos ruedas, que concibió con el fulgor de su imaginación, y, una vez que lo sujetaba delante de una motocicleta, arrancaba el motor rumbo a las guarderías, escuelas y colegios, donde lo conocían como "el bibliotecario del municipio de Tyresö".
 
Años después, mientras conversaba con unos amigos suecos que lo conocían desde siempre, me enteré de que se había mudado a un apartamento de la zona central de la ciudad y que había renunciado a su cargo de bibliotecario en Tyresö, para postularse como jefe de la Biblioteca Internacional de Estocolmo, donde organizó una serie de actividades concernientes a la literatura internacional, que le valió el reconocimiento de varias instituciones nacionales y extranjeras. Mas no por esto, dejó de fomentar la lectura entre los niños y jóvenes, ni dejó de desarrollar nuevos métodos de trabajo para promover la lectura en escuelas y colegios.
 
Larry Lempert, en virtud a sus conocimientos y méritos propios, fue miembro y editor del boletín de la sección sueca de la Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY). Formó parte del consejo del Instituto Sueco de Libros Infantiles (OSE) y del grupo de trabajo del Consejo de las Artes de Suecia, cuya tarea consistía en apoyar la producción de cómics y libros de ficción para los pequeños lectores. Durante gran parte de la década de los 90, fue miembro de la sección de literatura infantil y juvenil de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios (IFLA), en la que aportó con lo mejor de su experiencia, ya que Larry Lempert, como todo amante de los libros y los niños, estaba convencido de que las bibliotecas eran espacios donde cabían todas las personas, sin distinción de razas ni condiciones sociales, y que el trabajo del bibliotecario era fomentar la lectura, estimular la imaginación y difundir los conocimientos consignados en los libros, en beneficio de la humanidad y la cultura de los pueblos.
 
Sin embargo, uno de sus mayores retos fue asumir la presidencia de la fundación de la célebre escritora sueca Astrid Lindgren, donde ha sido uno de los pilares fundamentales, junto a otros miembros del jurado, expertos en los vericuetos de la literatura que nos ocupa, en la concesión del Premio Astrid Lindgren Memorial Award (ALMA), que, además de estar destinado a fortalecer la posición del libro infantil y juvenil en el mundo, fue diseñado sobre la base de los principios universales de los derechos del niño emanados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Este premio en memoria de Astrid Lindgren, instituido por el gobierno sueco en 2002, constituye el galardón más importante destinado a destacar a los escritores, narradores orales, promotores de lectura e ilustradores de la literatura infantil y juvenil. El premio asciende a los cinco millones de coronas suecas y se otorga anualmente en la ciudad de Estocolmo, con la presencia de destacadas personalidades del ámbito cultural y literario.
 
El año que trabajamos juntos en la Biblioteca de Tyresö, Larry Lempert vivía todavía con otros militantes de la izquierda sueca, en una suerte de comunidad "colectiva", en la que todos compartían los quehaceres domésticos, la educación de los niños y las responsabilidades en el mantenimiento de una enorme casona ubicada en el campo, cerca de un castillo de estilo medieval. Eran los años en que nuestros hijos, aunque no eran compañeros de curso, estudiaban en la misma escuela y colegio; una situación que nos unía como a padres y afianzaba nuestra amistad. 
 
Larry Lempert, como todo buen anarquista, militaba en la Asociación de Sindicalistas Suecos (SAC), que no sólo postulaba los principios ideológicos de que "la liberación de los trabajadores será obra de ellos mismos", sino que también editaba el periódico "Syndicalisterna" (Los sindicalistas), que llenaba sus páginas con noticias, citas de Pierre-Joseph Proudhon y Mijaíl Aleksándrovich Bakunin, síntesis de los más de 150 años de la historia del movimiento obrero sueco y el pliego de las principales demandas laborales del sindicalismo radical. Se trataba de un periódico, a todo color y en formato tabloide, que él distribuía entre sus camaradas, amigos y conocidos, y, como es natural, me pasaba un ejemplar, de cuando en cuando, para que lea los artículos que instaban a poner en jaque a los grandes empresarios privados y al Estado burgués, que defendía los intereses del capitalismo en desmedro de la clase trabajadora.
 
Larry Lempert es -y seguirá siendo- un bibliotecario que dignifica su profesión, porque es un ser dispuesto a compartir sus cuarenta años de experiencias acumuladas en el templo de los libros y porque se ha convertido en un indiscutible referente en el campo de la literatura infantil y juvenil a nivel internacional. No es casual que en los últimos decenios se haya dedicado a dictar conferencias tanto en Suecia como en otros países y que sus conocimientos estén siendo divulgados en seminarios para autores, bibliotecarios e investigadores.
 
Este profeta de los libros bien escritos e ilustrados, desde que obtuvo su título en la Escuela Superior de Bibliotecarios, se ha empeñado en que el acercamiento hacia la poesía y la prosa sea una experiencia placentera, y que los niños y niñas disfruten del proceso de aprendizaje de la lectura y escritura, pero no como una aburrida tarea escolar, sino como un requisito indispensable para ingresar en el mágico mundo de las ideas, imágenes y letras.
 
Por lo demás, bebo reconocer que gracias a Larry Lempert, un sueco con espíritu de niño-grande, incursioné en el fabuloso reino de la literatura infantil y juvenil. De no haber sido por su amistad y nuestro encuentro en la Biblioteca de Tyresö, es probable que mi interés por conocer a los escritores e ilustradores, que descargan toda su fantasía y talento en la creación de los maravillosos libros dedicados a los pequeños lectores, no hubiera ocupado un considerable espacio en mi quehacer literario; más todavía, me siento obligado a escribir esta nota, para dejar constancia de que nada viene de la nada y que todos somos alumnos en la escuela de la vida, donde por suerte existen algunos amigos que, sin necesidad de asumir el rol de maestros, nos iluminan con su experiencia y nos inspiran con su ejemplo.    

UN LIBRO QUE NO TE PUEDES PERDER  
Los gatos de Carlos y el enigma del paraguas
  Rosalba Guzmán Soriano
Escritora

Dos gatos mojados y el enigma del paraguas así titula la novela para niños merecedora de la tercera versión del premio nacional 2014 bajo el sello Santillana, escrita en nueve capítulos  por Carlos Vera.

Merecido premio ya que su lectura deja en el paladar una sensación gustosa a sabores extraños de palabras condimentadas con raros aliños trabalengüeros.

Hay dos elementos que se verifican en la novela y que dan cuenta de un buen trabajo realizado en el campo de la literatura infantil: la estructura argumentativa, la formal y el humor.

El argumento es sencillo, gracioso, original y atrapador. Trata pues de un detective, el gato Michio Arrascaita y su agente Junaro Mojado. Ambos serios detectives a la altura de Sherlock Holmes y su querido Waltson, que investigan la pérdida del paraguas de una simpática gatita. Este caso está relacionado con el Hombre de las Cinco Esquinas, "que tiene un tatuaje en el cuello, lleva puesto un aro en la oreja izquierda y un enorme reloj con números luminosos en la mano derecha" se trata pues de un ser abusivo con los niños que ofrecen sus artes malabarísticas en las esquinas aprovechando el semáforo para ganarse unos pesos.

Debo decir que a mí personalmente no me gustan los gatos, yo prefiero los perros, pero esta novela, en verdad es una novela de gatos: independientes, autosuficientes del hombre y con una capacidad increíble de constituirse como tales en una comunidad gatuna que tiene su propia cosmovisión, podríamos decir.

Estos gatos detectives son sin duda respetados en su comunidad y cada caso lo asumen con el mayor profesionalismo. Las travesías de los gatos se miden en hectáreas, y de los detectives, en 32 hectáreas, contando las caminatas sobre tejados, los saltos por las ventanas y el recorrido a los múltiples barrios en los cuales se encuentran con aquellos a quienes hay que investigar: Pacho trapiche, un galán desenfadado,  y entre otros, Maxmordón que es un importante informante, así como la coqueta Patamiautú dueña del paraguas perdido.

El clima de esta novela es húmedo de principio a fin; denotativamente húmedo ya que llueve constantemente y los detectives airosos y valientes desafían el frío, los truenos y relámpagos, la lluvia mansa y la garua. Llueve y a ambos les gusta andar así. Pero la connotación del clima en la novela está en las situaciones de riesgo, en el desafío constante, en las posibilidades de enfrentar el peligro, en el riesgo de resbalar, de caer, de saltar, de sorprender, situaciones que se dan en ese mismo clima "mojado" del suspenso.

El humor es sin duda un elemento importantísimo presente en la novela. Carlos recupera el tipo de fantasía infantil simple, ingeniosa y transparente, por todo eso, graciosa, el mismo que hace lazo entre el argumento y la técnica narrativa.

Un gran logro de Carlos, es el manejo del lenguaje. Decía al comenzar que leer esta novela permite paladear las palabras. Interesante ya que en toda la novela se revela el lenguaje gatuno. Un lenguaje que se dice en trabalengua. No es sencillo ni fácil de leer cómo los gatos hablan, porque hablan jugando con las letras, creando estribillos, transformando refranes,  inventando palabras y hasta sentidos que se pierden al interior de alguno de esos párrafos.

De hecho, un síntoma de la gatita del paraguas frente a la desaparición de tal objeto, es que se le traba la lengua. Cuando los detectives lo encuentran ella puede decir:

"... AQUEL QUE DICE QUE CADA NOCHE ABUCHEABAN SIN EMPACHO AL ACHUNCHADO Y CHAMUSCADO GATO MAMARRACHO QUE, AUNQUE HACÍA BUCHEADAS DE BOLACHA, NO ACHUNTABA NI UNA BOLA A LA BUCHACA"
 
Pero no se puede hablar de un cuento infantil sino se habla de sus ilustraciones. Estas, son hermosas acuarelas que Jorge Dávalos pintó dando a la imagen un espíritu propio que complementa armoniosamente el relato del autor.

Considero que lo peor que se puede hacer en un comentario, es contar el argumento y todo aquello de lo que se trata un libro; así que aunque tengo el deseo de decirles, cómo fue que los gatos encontraron el paraguas y cuál era la relación con el hombre de las cuatro esquinas, me voy a abstener para que ustedes, lectores y lo adquieran y lo  disfruten.

Felicidades a Carlos Vera y que sus dos gatos mojados vean el sol del éxito en las aulas escolares y en los estantes de los niños.
 
Título: Dos gatos mojados y el enigma del paraguas Autor: Carlos Vera Vargas
Ilustrador: Jorge Dávalos
Primera edición: La Paz, Bolivia, 2015
Depósito Legal: 4-1-637-15
ISBN: 978-99905-2-680-6
 

TE RECOMIENDO UN LIBRO

  Mariana Ruiz
Escritora boliviana



Mi primera Navidad. 8 cuentos y villancicos sencillos para los más pequeños. Adaptación de los textos de Rachel Elliot. Ilustraciones de Pauline Stewert. Parragon Books Lid., Reino Unido, 2012.

Esta selección de historias navideñas y villancicos navideños, busca rescatar y compartir algunas de las tradiciones de esta época junto a los niños que se inician en la lectura. Pensado para leer en voz alta, ya sea cantando los villancicos, leyendo adaptaciones de cuentos navideños como "El Abeto" de Hans Christian Andersen, y averiguando quién es Papá Noel o cómo fue el nacimiento del Niño Jesús, este libro funciona de manera admirable como una introducción a los más pequeños de la casa a los temas y el espíritu festivo. El formato de tapa dura y hojas de cartón, profusamente ilustradas, coadyuva a la fácil manipulación de los pequeños lectores. 




Quinuita. Novela para niños
Carlos Aróstegui Arze
Ediciones ISLA, La Paz, 1983.


Esta pequeña novela dedicada a los niños por su autor, orureño radicado en Tarija, desconcierta por su temática futurista: El Viejito Bonifaz, en la ciudad de los juguetes,  les regala a Quinuita, Amanda, Pancho y Anchilo un maravilloso caballo volador y una luna atómica capaz de garantizarles cualquier deseo (incluida una lluvia de dólares). Luego los invita a recorrer Bolivia; visitando las ciudades, las minas, la amazonia -donde se explotaba el caucho-, y otros lugares maravillosos como "Tarija la nueva", una ciudad del futuro que almacena sobre las nubes a "Tarija la antigua" con sus techos de teja colorada y callecitas adormiladas.  A pesar de que el lenguaje es muy elaborado para los pequeños lectores, tanto la temática como las imágenes que evoca no dejan de ser sorprendentes.
 



EL RINCÓN DEL CÓMIC

Mariana Ruiz
Escritora boliviana


Una puerta llena de misterios. Historias entre tumbas. La historieta. Luciano Saracino, Gustavo Mazall.
Rederchall Ediciones Literarias, Buenos Aires, 2013



Estas pequeñas historias se mueven dentro de un arco mayor, un abuelo y su nieto se encuentran dentro de una casa antigua donde suceden cosas misteriosas: hay un lugar secreto al que el nieto no debe ingresar. Para recordarle qué es lo que le sucede a los curiosos, el abuelo le cuenta historias famosas sobre los que rompieron este tipo de prohibiciones, como Barba Azul, la Caja de Pandora y otras del imaginario popular. A pesar de estas advertencias, el joven abrirá la puerta prohibida y deberá enfrentarse a las consecuencias. Una novedosa manera de recontar y reflexionar sobre algunas historias clásicas de la literatura universal.  



 


EL DÍA A DÍA EN LA LITERATURA INFANTIL

  1. Lanzamiento oficial de la "Antología de Literatura Infantil de Bolivia" en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.
 
Como parte de la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia se presentaron los dos primeros libros que pertenecen a esta colección.

El día jueves 26 de noviembre se realizó la presentación de las dos obras en el auditorio del Banco Central de Bolivia de La Paz, con la presencia del Vicepresidente del Estado Plurinacional. El 1o y 3 de diciembre se hizo el mismo lanzamiento en Santa Cruz y Cochabamba respectivamente. En la semana en que se realizaron las tres presentaciones se vendieron 1000 ejemplares.

Antología de documentos históricos fundamentales de Bolivia consiste en una selección de documentos que representan hitos de la historia boliviana, documentos relevantes para la historia de Bolivia como la carta de Cristóbal Colon que relata el descubrimiento de América, normativa nacional, documentos de partidos políticos, discursos presidenciales, etc. El antologador de este libro es José Roberto Arce, y el comité editorial del mismo estuvo compuesto por Carlos D. Mesa Gisbert, Mariano Baptista y Roxana Barragán.

Antología de Literatura Infantil y Juvenil de Bolivia es una selección de las mejores obras de literatura destinada a niños y jóvenes en los géneros de teatro, poesía, prosa lírica, cuento y novela. La antologadora de esta obra es Isabel Mesa Gisbert quien contó con el asesoramiento de un comité editorial conformado por Manuel Vargas, Mariana Ruiz y Rosalba Guzmán.

Ambos ejemplares estarán disponibles al público en la Vicepresidencia (La Paz) y en librerías de todo el país.

2. La Biblioteca Infantil Thuruchapitas recibió reconocimiento en Cochabamba

 
Casilda Sempétegui en la IX Feria del Libro de Cochabamba
La Biblioteca Infantil Thuruchapítas recibió un reconocimiento de la Cámara del Libro por los 25 años de funcionamiento con carácter de total voluntariedad. Recibió el premio la señora Casilda Sempértegui quien, en palabras de Gaby Vallejo, es a mejor representante de esta biblioteca.
  3. Obra de Angélica Guzmán obtiene mención en el Concurso Latinoamericano de novela infantil
  La obra Mateo ya, de la escritora boliviana Angélica Guzmán Reque obtuvo la primera mención honrosa en el Concurso Latinoamericano de Novela Infantil, convocado por la Academia Peruana de Literatura Infantil y Juvenil. El primer premio de esta categoría quedó desierto. La segunda mención fue para la obra La magnífica historia del enano payaso del autor peruano César Baldomero Sánchez.

En la categoría Novela Juvenil, el primer premio fue para la obra Los Caimitos de la Ochora del autor peruano Wilson A. Izquierdo, y la primera mención la obtuvo la novela La ciudad de oro del peruano Homero Cárdenas.

"No acostumbro a presentarme a premios, pero por sugerencia de mi hija decidí presentar mi trabajo a este concurso. Es una satisfacción como escritora haber sido reconocida y es un incentivo para continuar aportando a la literatura infantil y juvenil, áreas que merecen la atención de las autoridades para fomentar la lectura y la escritura en los ciudadanos desde chicos", expresó Guzmán, que mencionó que la obra está inspirada en su nieto.

El concurso es apoyado por la Red de Academias de Literatura Infantil y Juvenil de América Latina.
4. Salió la Revista No. 27 de Benjamín
  La Revista No. 27 de Benjamín nos trae el mes de noviembre un homenaje a María Hortensia Delia Palisa Mujica, educadora argentina; el cuento amazónico "La historia de Wey y Non, Sol y Tierra" de autor anónimo, cuento " El pollito pícaro y consentido" de María Hortensia Lacau (Argentina) y un reportaje sobre lsobre el circuito de Ferias del libros de la Cámara Departamental del Libro y la Gobernación de Santa Cruz.
  Suscripciones a:
[email protected]
5. Literatura Infantil en el Centro de Literatura Boliviana del Centro Pedagógico y Cultural Simón I. Patiño de Cochabamba

El Centro de Literatura Boliviana que pertenece al Centro Pedagógico y Cultural Simón I. Patiño cuenta con una de las colecciones más completas de literatura boliviana. Dentro de esta colección hay una importante muestra de literatura infantil y juvenil boliviana. Sin embargo, la encargada de este centro, Jackelinne Mejía Arias, convoca a todos los escritores de LIJ boliviana a enviar al Centro sus obras con el objetivo de que la literatura infantil esté presente en esta biblioteca y forme parte de este importante centro de documentación.

Los ejemplares deben ser enviados a:

Jackelinne Mejía Arias
Jefe Centro de Literatura Boliviana
Centro Pedagógico y Cultural Simón I. Patiño
Av. Potosí 1450
Cochabamba

También se pueden enviar a la casilla 544 - Cochabamba

6. Premio Morosoli a A.U.L.I. por sus 31 años de labor. Como forma de homenajear al uruguayo Juan José Morosoli, se crea en 1991 la medalla Morosoli, símbolo del movimiento curltural minuano, y en 1995, la estatuilla Morosoli y el Premio Morosoli, homenaje a la cultura uruguaya. Estos galardones son entregados anualmente por la Fundación Lolita Rubial. Desde 1995 se celebra anualmente la entrega de Premios Morosoli, el último sábado de noviembre.

Este año, la Asociación Uruguaya de Literatura Infantil A.U.L.I. fue honrada con este premio en la persona de Sylvia Puentes. Esta asociación fue fundada el 1o de septiembre de l984 y tiene una importante trayectoria cultural y de apoyo a la literatura infantil y juvenil desde entonces.

Los miembros de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil felicitamos a A.U.L.I. por su dedicada labor en favor de la literatura para niños y jóvenes.

7. Se presenta la "Antología crítica del relato infantil sudamericano" en la Universidad Católica del Maule
  La directora de la Escuela de Pedagogía General Básica con Mención, Dra. Ximena Troncoso, junto a la Dra. Cecilia Rubio, presentaron el 11 de noviembre la Antología crítica del relato infantil sudamericano. El texto es producto de un proyecto de investigación financiado por el Fondo de Promoción del Libro y la Lectura -perteneciente al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes- y se edita bajo los sellos editoriales de las universidades de Concepción y Católica del Maule. El libro consta del análisis de 17 relatos breves (no contempla novelas), para niños de 6 y 12 años (con la relatividad y flexibilidad del criterio etáreo). Son obras de autores sudamericanos escritos a partir de la década del 80.

La Dra. Troncoso entrega detalles de este libro que, sin duda, se transformará en una herramienta pedagógica para la formación de los futuros docentes de la UCM.

- ¿Cuál es el aporte que significará este libro?
- Es un aporte directo para la tarea de mediación. También creemos que el libro contribuye a la difusión de obras de escritores sudamericanos. Esto es importante porque la circulación de libros de literatura infantil en el continente es bastante limitada. Como antología crítica, es un aporte a los estudios sobre la literatura infantil, que en Chile son muy escasos.     

- De acuerdo a la investigación que ustedes realizaron ¿Cuál es el papel que debe jugar el docente para incentivar y guiar la lectura de literatura?
- El docente ha de ser un mediador entre la obra y el lector, que genere situaciones para que la obra cobre vida. El docente tiene la desafiante tarea de motivar a los niños a leer y formarlos como lectores agudos, lectores interpretantes de los textos y de la realidad. Para esto, es importante que los profesores aprecien el valor de la literatura como creación artística.

- Ustedes dicen que se debe existir una mezcla entre la compresión y el gusto por la lectura ¿Cómo se logra esta mezcla?
- No es fácil, y creo que uno de los aportes de la antología va en esta dirección. Es precisamente esa pregunta la que me hizo pensar que el proyecto contemplara, además de los análisis literarios, algunas posibilidades didácticas, en que se integraran ambos aspectos.  Lo primero que nos parece que hay que entender es la necesidad de no disociar la comprensión del gusto en la educación literaria. No conseguimos el gusto por un lado y la comprensión por otro. En nuestra propuesta damos valor a los relatos, a la lectura y al diálogo que se genera sobre las obras y a partir de las obras. Para ello es importante que el mediador crea en el poder del relato y aprecie la literatura. A veces nos encontramos con actividades de animación lectora en que lo que menos vemos es lectura, y en que las obras se diluyen entre mucha diversión, o bien nos encontramos con actividades de comprensión lectora muy mecanizada, pensadas para que rindan en una prueba. La idea es que los niños den sentido a lo que leen. Puede haber humor, juego, situaciones disparatadas, dramáticas, fantasía y realidad; lo importante es que intentemos generar experiencias de lectura entre los niños y las obras, y eso pasa por conectar las obras con su mundo interno y externo y hacerlos conscientes del lenguaje, de la escritura.
(Fuente Universidad Católica del Maule)

8. V Premio Internacional de Álbum Ilustrado Edelvives

Podrán optar al premio  todos los escritores e ilustradores de cualquier nacionalidad que presenten proyectos en lengua castellana, inglesa, francesa o en cualquiera de las lenguas autonómicas del estado español. Las obras deberán atender al concepto de Álbum Ilustrado, es decir, un libro donde la historia se cuente a través de las imágenes y de los textos, complementándose ambos. El premio se concederá al mejor proyecto editorial de Álbum Ilustrado presentado, no a una obra cerrada. El premio estará dotado con 9.000 €. Este premio se repartirá entre ilustrador y autor en una proporción 70/30. El jurado tendrá presente para la concesión del premio aspectos como mejor propuesta o idea original de proyecto, mejor texto, mejor ilustración, mejor propuesta de escenarios, mejor storyboard y mejor propuesta de guardas. El formato del proyecto será libre, pero no podrá ser  inferior a 21 x 18,5 cm ni superior a 30 x 39 cm. La extensión del proyecto deberá ser de 32 páginas (guardas incluidas). El texto presentado será de temática libre. La extensión no tendría que ser superior a las 6.000 matrices.
Enviar las propuestas a:

Edelvives (Premio Álbum Ilustrado)
Xaudaró, 25 - 28034 Madrid
Teléf. 913 344 883
 
El plazo de admisión de originales se cierra el 18 de diciembre de 2015.
 
Mayor información:www.edelvives.com
9. Premio de Adaptación Literaria Biblioteca Teide 2016 (España)   Editorial Teide convoca el Premio de Adaptación Literaria Biblioteca Teide 2016 con una novedad: la convocatoria pasa a ser bienal. Con la que ya es la séptima edición del Premio, proseguimos con la intención de fomentar entre el público juvenil la lectura de obras clásicas de la literatura universal. La editorial tiene la voluntad de poner al alcance de los jóvenes obras literarias reconocidas como clásicos universales mediante adaptaciones que favorezcan la lectura de esas obras y faciliten el acceso al conocimiento de su mundo literario, para despertar en los jóvenes lectores y lectoras el interés por la tradición literaria, imprescindible en su formación.

Los originales tendrán que estar basados en obras clásicas de la literatura universal cuya temática, tanto en adecuación como en comprensión, sea apropiada para jóvenes a partir de 12 años. Deberán ser obras que se encuentren en dominio público. La obra podrá ser de cualquier género o formato, y su extensión, una vez adaptada, no podrá ser inferior o superior a la especificada en el punto 4 de estas bases.

La convocatoria va destinada tanto a adaptaciones de corte clásico, que guarden una gran fidelidad al espíritu de la obra original, como a adaptaciones libres,

Número: 77

Fecha: Noviembre, 2015