Vuelan Vuelan 82: La muerte en la percepción infantil (V. Montoya), Elda Cárdenas gana el Premio "Hugo Molina Viaña" (J. Tarqui), Gatito y el balón (J. F. Rosell))

2006 - 2016
10 años en favor de la LIJ

Vuelan vuelan
Año 8, boletín 82

Mayo 2016
Visita nuestra web: www.ablij.com

  • Distinción de la Comisión de Fomento a la Cultura Herrmann de La Paz (2009)
  • Distinción del Gobierno Autónomo Municipal y Oficialía Mayor de Culturas de La Paz (2013)
  • Premio Nacional y Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil "Hormiguita Viajera", Biblioteca Madre Teresa de Calcuta, Buenos Aires (2013)
  • Reconocimiento de la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz (2016)


Comité editorial: Isabel Mesa, Liliana De la Quintana, Víctor Montoya Vuelan vuelan es un boletín mensual dedicado a la literatura infantil y juvenil que tiene como objetivo llevar artículos, entrevistas, reseñas de libros, notas sobre ferias, congresos y presentaciones de libros a escritores, ilustradores, docentes, psicólogos, pedagogos y personas interesadas en el tema.

Vuelan vuelan pretende ser la plataforma que dé a conocer a los autores bolivianos y extranjeros con su literatura y forma de pensar. Quiere ser una revista mediadora, que comunique los acontecimientos más importantes relacionados con la literatura infantil y juvenil. Desea ser portavoz de artículos interesantes sobre el tema infantil que enriquezcan la formación teórica de nuestros lectores. Pero, sobre todo, quiere ser un enlace nacional de la literatura infantil boliviana.
Vuelan vuelan también abre sus puertas a opiniones, comentarios y material que puedan hacernos llegar los lectores para que este boletín sea un punto de encuentro de la literatura infantil y juvenil capaz de unir a todo el país en favor de nuestros niños y jóvenes.


Hay una cosa rara en mi jardín
Ilustrador: María Antonieta Medeiros
 
LEYENDO LITERATURA INFANTIL
 

 

"La muerte en la percepción infantil"

  Víctor Montoya
Escritor y pedagogo

  La muerte, en unas culturas más que en otras, ha sido un tabú del cual muy pocos se atrevían a hablar, y, sin embargo, el tema de la muerte nunca dejó de fascinar tanto a los niños como a los adultos. En torno a la muerte se han tejido múltiples historias, anécdotas, mitos, leyendas y cuentos; unas veces cargados de un hondo realismo dramático y, otras, de una fantasía que supera los límites de la realidad.
 
La muerte determinada por los dioses
 
La muerte, entre las comunidades primitivas, estaba vista como una voluntad suprema, que no estaba en manos de los hombres sino de los dioses y espíritus. Se creía que ellos decidían sobre la vida y la muerte de cada uno de los miembros de la comunidad. Sólo más tarde, cuando los biólogos y fisiólogos aportaron sus conocimientos a las ciencias humanas, se llegó a concebir la muerte como un proceso natural en la vida de los individuos, aunque en algunas culturas y religiones, como en el mundo fantástico de los niños, se sigue creyendo que la muerte no es más que el traspaso de la vida terrenal a otra que está en el más allá.
 
Se sabe que antiguamente la muerte tenía un carácter sagrado y se producía casi siempre en el entorno familiar; en la actualidad, en cambio, la muerte no sólo ha dejado de ser un tema tabú, sino un acto natural que se produce en cualquier circunstancia y lugar, así los niños, a diferencia de los adultos, tengan una serie de ideas confusas sobre la muerte. En el período preconceptual, según Piaget, el niño no está capacitado para discriminar los diferentes conocimientos, como la comprensión de algunos fenómenos cuyos conceptos son muy difusos y flotantes. Para los niños de 3 a 5 años, la muerte no es un hecho irrevocable sino una suerte de ausencia perentoria, una vida bajo otras circunstancias (este pensamiento puede encontrarse en las descripciones de: "alejarse", "descansar en paz", "dormir", etc.). Cuando el niño desea la desaparición o la muerte de su "hermano rival", no lo hace con la intención de que desaparezca definitivamente, sino sólo de una manera temporal, ya que en la vida real, la enfermedad o muerte de su hermano, puede provocarle una experiencia traumática y un sentimiento de culpabilidad.
 
La muerte en la concepción de los niños
 
Alrededor de los 5 años, el niño vive una serie de temores relacionados con animales y personajes fantásticos. Muchas de sus pesadillas "terroríficas" suelen estar relacionadas con animales y personajes de la literatura infantil, como las brujas, los fantasmas, los ogros y el infaltable lobo feroz.
 
Cuando el niño empieza a poseer un mayor grado de comprensión del mundo real de los adultos, entre los 6 y 7 años, los personajes de la ficción son reemplazados por los personajes malignos del mundo adulto, entre ellos, por los individuos y animales que representan un peligro. Los niños de 7 y 8 años se plantean con frecuencia cómo debe ser la muerte. Sienten mucho temor porque creen que después de la muerte vivirán en soledad, encerrados en un cajón y debajo de la tierra, y que nunca más volverán a reencontrarse con sus padres. Por lo tanto, reaccionan de manera negativa y se niegan a aceptar el pensamiento sobre la muerte.
 
Algunos niños creen que la muerte es algo que está fuera del individuo, en forma de fantasma o de esqueleto, y que tiene la facultad de matar. Sin embargo, así como el niño acepta la muerte como algo definitivo, acepta también la idea de que es posible huir de ella. Entre los 8 y 9 años, el miedo a la muerte es una de las preocupaciones existenciales más frecuentes. Los psicólogos conocen este fenómeno como "la angustia de los 8 años", una crisis episódica en la cual el niño siente el temor de que su madre muera o desaparezca. No es casual que gran parte de los cuentos de hadas, provenientes de la tradición oral, estén inspirados en el temor que sienten los niños respecto a la muerte; un hecho que no siempre se contempla en la literatura infantil moderna.
 
El proceso biológico de la muerte
 
El miedo del niño, con  el transcurso de los años, se va centrando en torno a la muerte, ese proceso biológico que se da cuando se detienen los fenómenos vitales en los organismos animales y vegetales, que no se producen en un momento, sino que durante más o menos tiempo, aunque en la práctica se admite la muerte cuando cesan las tres grandes funciones vitales: nerviosa, respiratoria y circulación, de manera que se detiene el latido cardiaco, cesan los movimientos respiratorios y la actividad cerebral.
 
En el período de las operaciones formales, según las teorías de Piaget, los niños piensan de manera más racional y pueden caracterizar ciertas cosas de manera lógica, entre otras, la muerte. No les convence ya el cuento sobre la Bella Durmiente, quien despierta después de cien años. Para los niños que se encuentran entre los 10 y 12 años, la muerte es un hecho biológico inevitable, que nos tocará a todos tarde o temprano, como parte de un proceso biológico. Los púberes saben que cuando deja de funcionar el corazón, deja también de funcionar el organismo corporal. Mas no por esto dejan de preguntarse: ¿Dónde va el individuo después de muerto?, ¿se transforma en polvo y desaparece para siempre?, ¿retorna a la vida después de la muerte?... Las preguntas pueden ser tantas como las respuestas.
 
La muerte en diversas épocas y culturas
 
En todas las épocas y culturas se ha desarrollado la creencia de que existe otra vida después de la muerte. Unos se imaginan que, al morir el individuo, el espíritu se libera del cuerpo y se aleja al cielo, en tanto otros creen que el difunto se encarna en otra persona o animal, y vuelve a reiniciar un nuevo ciclo de vida en la Tierra. Si unos creen en la reencarnación, otros creen en la resurrección y la vida ultraterrenal.
 
En el antiguo Egipto, cuyos sacerdotes desempeñaban un papel importante en todos los aspectos de la vida social y religiosa, las primitivas creencias estuvieron inspiradas en las fuerzas de la naturaleza, en el culto a los dioses cósmicos y en la creencia sobre la inmortalidad del alma. Las ideas religiosas y el concepto de pervivencia después de la muerte fueron algunas de las determinantes del carácter religioso y funerario del arte egipcio; la primera dio origen a los templos y moradas de los dioses, y la segunda motivó la construcción de las tumbas o moradas del "ka", pues según los egipcios, el hombre estaba compuesto de dos elementos: uno material, el cuerpo, y otro espiritual, el "ka" (hálito viviente).
 
El difunto comparecía ante el tribunal del dios Osiris para responder de sus actos, que se pesaban en la balanza de la verdad. Si en la balanza sus obras eran halladas puras y buenas, entonces el espíritu del difunto gozaría de una vida feliz en el más allá. Pasado el juicio, se embalsamaba el cadáver, transformándolo en momia, y colocándolo en una tumba escultural, que representaba el retrato del difunto. Para los egipcios "la casa era el lugar de paso y la tumba una mansión eterna", por eso los monumentos funerarios podían ser de diversos tipos; había desde las pirámides de poca altura hasta las pirámides mayores, donde se enterraba a los faraones con sus objetos personales.
 
El culto a los dioses cósmicos y la creencia sobre la inmortalidad del alma formaban también parte de las culturas precolombinas en América. Entre los incas se tenía la costumbre de momificar los cadáveres y de facilitarles todo lo necesario para una vida ultraterrenal. El Inca, como el Faraón, era tenido por autoridad suprema y su voluntad era la ley. Se lo consideraba la encarnación de la divinidad en la Tierra y, como a tal, se le debía culto y adoración, además de que el Inca tenía derecho a contraer matrimonio con sus hermanas legítimas para conservar su sangre real y su linaje divino. A la hora de su muerte, por vejez o enfermedad, era costumbre matar a sus concubinas para que lo acompañasen en la tumba y en el más allá.
 
Muerte y resurrección
 
Tampoco es casual que en el mundo de la literatura infantil, los personajes resuciten después de muertos. Si los adultos creen en la resurrección de Cristo, los niños creen en la resurrección de sus personajes ficticios, que están dotados de una vida eterna y de la facultad de resucitar sin que la muerte los haya afectado en lo más mínimo. Éste es el caso de Blancanieves, quien resucitó ante el príncipe que la desposa, del mismo modo como la Bella Durmiente fue despertada de un sueño (muerte), que se prolongó por el lapso de cien años. No es menos espectacular el retorno a la vida de Caperucita, quien fue salvada por el leñador de la panza del lobo.
 
La muerte y la resurrección son también dos de los temas centrales en Blancanieves, la adolescente que, a causa de su juventud y belleza, es despreciada por su madrastra-bruja, quien, primero disfrazada de vieja buhonera, intenta matarla con un corsé y un peine envenenado. Pero al constatar que Blancanieves es salvada por los siete enanitos, se disfraza de bruja y le ofrece una manzana envenenada, con la que Blancanieves se atora y cae desmayada. La bruja se echa a reír: ¡Blanca como la nieve; roja como la sangre; negra como el ébano! ¡Esta vez no te resucitarán los enanos! En efecto, ellos son incapaces de reavivarla, la lavan en vino y agua, y la tienden en un féretro de cristal, donde su cuerpo se conserva como el de una persona viva, hasta que por allí pasa un príncipe que, al sentirse enamorado de su belleza, decide transportar el féretro en dirección a su castillo. En el camino, al menos en una de las versiones del cuento, el féretro tropieza contra una mata y por la sacudida sale el bocado de manzana de la garganta de Blancanieves. Resucitada, se casa con el príncipe y la madrastra/bruja recibe el castigo que se merece: durante la fiesta le calzan zapatillas de hierro incandescente y así la obligan a bailar hasta que desfallece. Pasado el incidente, Blancanieves y el príncipe "viven, durante largo tiempo, felices y contentos"; un desenlace que, aun no siendo real, le permite al niño experimentar una catarsis de sus sentimientos y liberarse de los temores que le produce la muerte, que casi siempre está representada por personajes malignos, cuya imagen es la de una hada maliciosa como en "La Bella Durmiente", una madrastra perversa como en "La Cenicienta", un lobo feroz como en "Caperucita Roja" y una bruja envidiosa como en "Blancanieves". 
 
En los cuentos populares existen también los personajes que, desde su ubicación ultraterrenal, siguen determinando sobre el destino de las personas vivas, pues así como los adultos creen en la existencia de Dios y otros seres supremos, los niños creen en la supremacía de ciertos personajes que, a pesar de estar muertos, tienen la virtud de comunicarse con los vivos; son personajes fantásticos que tienen la facultad de caminar, hablar y sentir como cualquiera de nosotros.
 
Una vida después de la muerte
 
En varios de los cuentos populares no faltan las madres muertas -simbolizadas por un rosal, un enebro o un ave- que se comunican con sus hijos. En Blancanieves la madre sigue viviendo convertida en planta. Incluso hay quienes están dotadas de la facultad de resucitar a sus hijos, tal cual ocurre en el cuento "El enebro", donde la madre concede vida a su hijo muerto. El deseo de una vida después de la muerte es uno de los temas centrales en varios de los cuentos populares, como lo es la representación de la muerte. En Cenicienta, las cenizas son un claro símbolo de la muerte y el luto.
 
La muerte de un ser querido causa una profunda crisis emocional en el niño, quien no sólo tiene dificultades para describir sus sentimientos de manera verbal, sino que, a la vez, se niega a aceptar el hecho como un acto natural de la vida. Claro que más tarde, cuando supera su crisis emocional y acepta la pérdida de su ser querido, siente que la muerte es algo tan normal como inevitable; un proceso doloroso que contribuye a la formación de su personalidad y su maduración emocional, pues sin crisis no hay cambio, ni evolución, ni progreso. La crisis emocional es un proceso que aparece en algún momento de la vida y los cuentos populares, sin explicaciones eruditas ni recetas contra la muerte, plantean los problemas existenciales de un modo breve y conciso.
 
El temor ante  la muerte
 
Al margen de los cuentos de hadas, existen otros cuentos populares en los que los muertos retornan a la vida convertidos en duendes o condenados, una suerte de personajes esotéricos que, en lugar de ayudar al niño a liberarse del temor que siente ante la muerte, acentúan su miedo hasta el límite de las pesadillas. Se trata de cuentos de espanto y aparecidos que abundan en la tradición oral de varios países, donde existe una idea maniquea sobre la muerte, el infierno y el paraíso. Tampoco es casual que en el origen de muchos miedos infantiles encontremos conductas erróneas de los adultos, como eso de asustar a los niños con el lobo feroz si no comen, con el ogro malvado si se comportan mal y con la bruja errante si desobedecen a la autoridad de los padres.
 
El temor a la muerte entre los niños varía de acuerdo a la edad y el contexto social en el cual viven; los más pequeños asocian la muerte con los personajes malignos creados por la literatura de ficción, en tanto los niños más grandes conciben la muerte como un proceso biológico normal, ocasionada por una enfermedad incurable o por el decaimiento inevitable de las funciones corporales. No faltan niños que relacionan la muerte con las escenas de violencia transmitidas por los medios de comunicación, ya que la mayoría de ellos, carentes de un razonamiento lógico, confunden la muerte que se da en la vida real con las escenas brutales y artificiales producidas por las agencias comerciales en el mundo del espectáculo.
 
LOS LECTORES TIENEN LA PALABRA

Elda Alarcón de Cárdenas gana el Premio Nacional de LIJ "Hugo Molina Viaña 2016" Javier Tarqui
Comité de Literatura Infantil
Oruro

  Martín Arenales, la estatuilla orureña otorgada anualmente a un escritor boliviano que hubiera demostrado entrega total a la niñez y juventud a través de su literatura, ya tiene nuevo hogar. El IV Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil "Hugo Molina Viaña" recayó merecidamente en la persona de la distinguida escritora paceña, señora Elda Alarcón de Cárdenas.

En ocasión de la VIII Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil de Oruro, se entregó simbólicamente este galardón, junto a una copia del acta de resolución, al escritor Manuel Vargas Severiche, representante de la escritora.

La estatuilla representa a uno de los personajes más conocidos de la literatura de Hugo Molina Viaña, el quirquincho "Martín Arenales", realizado por las expertas manos de artistas orureños por encargo de la diseñadora Mónica Siles Toro, quien por segundo año consecutivo es mantenedora del premio. Simboliza el agradecimiento de la niñez y juventud a los escritores que les dedican su tiempo y genio literario.

El jurado estuvo conformado por destacadas personalidades del ámbito literario: Verónica Linares, representante de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil; María del Carmen Molina Echeverría, representante de la familia de Hugo Molina Viaña; y Velia Calvimontes Salinas, representante del Comité Nacional de Literatura Infantil y Juvenil.

Recibidas las postulaciones, se reunió el tribunal para deliberar basándose en la convocatoria del premio. Fueron cuatro las escritoras nominadas: Milena Montaño Cavero de Escóbar, por Oruro; Aida Suárez de Jaldín, por Santa Cruz; Elda Alarcón de Cárdenas, por La Paz; y Aída Soria Galvarro, por Cochabamba. La decisión del tribunal fue unánime e indiscutible.

La entrega oficial del premio se realizará en la ciudad de La Paz, durante los actos de conmemoración de los diez años de vida de la Academia Boliviana de Literatura infantil y Juvenil, anunciada para los meses de junio y julio.

El acta de premiación reza:

"El Tribunal designado para dirimir el Premio "Hugo Molina Viaña" de Literatura Infantil y Juvenil, de común acuerdo y considerando:
Primero: Que es necesario reconocer, valorar y premiar en vida la labor infatigable de quienes se dedican al difícil arte de escribir para niños y jóvenes en Bolivia; más aún cuando las condiciones para abrazar esta noble misión son completamente adversas y sólo es posible hacerlo merced a la buena voluntad, entereza y amor de quienes cultivan la Literatura Infantil y Juvenil.
Segundo: Que una de las escritoras que se entregó con más dedicación, fuerza, amor y probidad a la noble tarea de cultivar la Literatura Infantil y Juvenil en Bolivia, es la señora Elda Alarcón de Cárdenas.
Por tanto, a nombre de la niñez y juventud orureña y boliviana, como justo homenaje y con mucha gratitud,
resuelven:
Conceder el PREMIO NACIONAL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL "HUGO MOLINA VIAÑA" - 2016 a la escritora Elda Alarcón de Cárdenas, agradeciendo la labor que realizó en beneficio de la niñez y juventud de Bolivia, durante toda una vida.
Es dado en el Coliseo "María Galoppo de Araujo" del Colegio Alemán, a los 14 días del mes de mayo de 2016 años, y firman su rúbrica de conformidad los miembros del tribunal."

Elda Alarcón de Cárdenas nació en la ciudad de La Paz el 28 de Febrero de 1928. Maestra egresada del Instituto Normal Superior Simón Bolívar. Tiene un post grado en Administración y Supervisión Escolar del Instituto Superior de Pedagogía 1964-65. Fundadora del Comité de Literatura Infantil y Juvenil (1964). Catedrática de Literatura infantil de la Escuela Normal Integrada Simón BolÍvar (1969-79). Directora Académica de la Escuela Normal Integrada Simón Bolivar (1979-80). Ingresó a la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil como Miembro de Número el 5 de septiembre de 2012. Recibió la Gran Cruz de la Educación Boliviana en el Grado de Oficial (1979). Fue incorporada al "Lexicón Mundial de la Literatura Infantil" (1985) y recibió la medalla y diploma CEBIAE "Forjadores de la Educación" (1998).

    UN LIBRO QUE NO TE PUEDES PERDER     "Gatito y el balón"   Joel Franz Rosell
Al fin ha comenzado a publicarse en Francia, el país donde vivo, mi serie Gatito, estrenada por la excelente editorial española Kalandraka en 2012.

Si Francia se ha retrasado en la adquisición de los derechos de estos álbumes para niños de 3-5 años, ya traducida en hasta nueve lenguas, la editorial HongFei-Cultures se lanza al ruedo con tal vigor que tras "Gatito y el balón" (marzo), saldrá "Gatito y las vacaciones" (junio) y "Gatito y la nieve" (noviembre), con un timing perfecto, puesto que cada volumen haya así eco en un rasgo dominante de la estación.
La acogida crítica ha sido rápida y entusiasta. Entre las notas aparecidas en la prensa electrónica francesa especializada en LIJ, escojo y traduzco una que me parece mejor que todo cuanto he visto en castellano:

Petit Chat et le ballon es un álbum preciso y sobre todo pertinente en sus acertados criterios. Desde la tapa me enterneció la expresiva carita de Gatito, sosteniendo inocentemente y con aire algo perdido un balón. El álbum nos relata el nacimiento, frágil al principio pero cada vez más sólido, de la camaradería en torno a un objeto común. Aprecié particularmente la reacción positiva de la madre de Gatito, que sensibiliza a su hijo en la cuestión del respeto de la propiedad ajena. Al incitarlo a buscar al propietario del balón, la madre propicia el encuentro con otras personas y estimula al pequeño a tomar iniciativas y a abrirse a los demás gracias al elemento federativo que es jugar con balón y hacer amigos.

Me ha gustado particularmente la forma en que el texto subraya la función materna ya que corresponde exactamente con mi propio concepto de una educación positiva y constructiva.

El resto de la historia transcurre fluidamente : la compañía de Pata da a Gatito la confianza para visitar el edificio. Siempre en una atmósfera afable y respetuosa, se va formando una pandilla (algo que solemos ver  en álbumes que abordan el tema de la amistad donde el héroe reúne un grupo de amigos), y así se valoriza la idea de compartir, de constituir una comunidad, de construir lazos de amistad a través de un juego colectivo.

Yo misma crecí en un edificio y allí, jugando con el hijo de la señora que me cuidaba (la cual vivía en otra ala del edificio), llamábamos a la puerta de un amigo y del amigo de un amigo hasta reunirnos todos en el patio, donde jugábamos a la pelota, andábamos en bicicleta o jugábamos al escondite. Crecimos juntos  y, ya adolescentes, continuamos reuniéndonos (aunque con menos frecuencia) a conversar y reírnos. En resumen, los temas y la manera de contar la histoire me hablan y reaniman recuerdos de infancia. Es un álbum pertinente y realista cuyo otro punto positivo son las ilustraciones con un trazo redondo y naif, delicadamente coloreado, con un grafismo tierno y expresivo, actitudes cautivantes y conmovedoras. Del conjunto se desprende una serenidad que sin dudas genera confianza en el joven lector. El mensaje es universal : el conocimiento de sí mismo pasa por el descubrimiento de los demás,  la emancipación individual pasa porla atención a los otros: amigos o parientes que se encuentran en torno a un objeto, actividad o afición que comparten con gusto.

http://souslefeuillage.blogspot.fr/2016/03/petit-chat-et-le-ballon.html

TE RECOMIENDO UN LIBRO Mariana Ruiz
Escritora boliviana


Alejandro el espléndido y los alagatos. Ursula K. Le Guin


El pequeño Alejandro se ha alejado de casa. Es un espléndido gatito de unos pocos meses, pero sufre de hambre y frío. Buscando cómo regresar, se topa con los alagatos. Estos maravillosos y fantásticos seres son, como su nombre lo indica, gatos con alas. Una extraña cruza entre ángel y gato. Junto a ellos, Alejandro podrá volver a casa. Ursula Kroeber Le Guin es una maravillosa escritora estadounidense. Ha publicado obras dentro de numerosos géneros, principalmente ciencia ficción y fantasía, aunque también ha escrito poesía, libros infantiles y ensayos, e incluso ha traducido obras de otros autores del chino y el español al inglés. Ha ganado varios premios relacionados a la fantasía y la ciencia ficción, como el Hugo y el Nébula, y fue la primera mujer galardonada con el título de Gran Maestra por la Asociación de escritores de ciencia ficción y fantasía de Estados Unidos (SFWA).


Abejita Perecita
Velia Calvimontes
Ediciones AILEV
Cochabamba, 2002


Abejita Perecita no hace nada de lo que se supone debe hacer: ni se levanta temprano, ni trabaja diligentemente recogiendo el polen como sus compañeritas, al contrario: duerme siempre una hora de más y luego parte a escape a visitar a sus amigos del bosque: la ardilla que acaba de ser mamá, el sapito que necesita cura para un resfriado... Sin embargo, cuando la Reina abeja decide salir a pasear con su séquito, es Abeja Perecita la única que conoce todos los rincones y a todos los habitantes del bosque, por lo que la Reina decide nombrarla embajadora del panal y la libera de su obligación de recolectar polen. Un hermoso cuento acerca de cómo el seguir tus aficiones y estar al servicio de los demás tiene su recompensa.
 



EL RINCÓN DEL CÓMIC

Mariana Ruiz
Escritora boliviana


Un perro en casa
Daniel Nesques, Ramón Paris
Ediciones Ekaré
Caracas, 2012


El libro álbum se mueve en un territorio propio, donde la lectura de texto e imagen se interrelaciona para formar un todo.  En muchas ocasiones, esta interrelación funciona de manera parecida al cómic, cada página representando una macro viñeta con un diálogo o descripción alusiva. Es el caso de este libro, donde el narrador, un niño de 10 o 12 años, relata el encuentro con un perro de la calle, que su padre decide traer a la casa. Cuando el niño lo mete a la tina para bañarlo, el perro se diluye como si estuviera hecho sólo de tinta. Los diálogos y observaciones son muy breves, y muchas páginas no tienen texto alguno, dejando el final abierto.  Un relato breve y misterioso que invita a la interpretación.



EL DÍA A DÍA EN LA LITERATURA INFANTIL


1. La Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil recibió reconocimiento de la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz

El directorio de la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz otorgó un reconocimiento a la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil de manos de su presidenta, la Sra. Sarah Mansilla, presidenta de esa institución. A nombre de la Academia, el galardón fue recibido por Isabel Mesa.
 
Isabel Mesa y Sarah Mansilla
"A la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil como reconocimiento a su noble trayectoria y visionaria labor de promoción y fomento del libro y la lectura que ha actuado en beneficio del gremio del libro y las nuevas generaciones".

2. En la 17a Feria de Santa Cruz se entregó libro de poemas en honor a la escritora Sylvia Puentes
  El Centro Benjamín de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras, de Santa Cruz elaboró el libro Poemas de las dos orillas, una selección iberoamericana de poesía en honor de la Doctora Sylvia Puentes de Oyenard, fundadora y presidenta de la Academia Latinoamericana de Literatura Infantil y Juvenil y de la Academia de su país, Uruguay. La selección de los poemas estuvo a cargo del especialista cubano Luis Cabrera Delgado.

El libro está dividido en dos grandes partes. La primera acoge a los precursores,
continuadores y escritores contemporáneos de la poesía latinoamericana. La segunda parte es una selección de la poesía de la misma Dra. Puentes. Se trata de una preciosa edición en tapa dura con ilustraciones de la artista Lara Sabatier.

3. La 17a Feria del Libro de Santa Cruz tuvo un espacio para la LIJ
María Belén Alemán, Sylvia Puentes, Luis Cabrera, Biyú Suárez, Angélca Guzmán, Isabel Mesa
El día domingo 29 de mayo se realizó la Mesa Redonda de Literatura Infantil conformada por escritores y especialistas en LIJ con el tema "La literatura infantil en el siglo XXI". Los expositores hablaron sobre las características, temas y corrientes que se han ido dando en los distintos países. Estuvieron presentes en la mesa la Dra. Sylvia Puentes de Oyenard (Uruguay), Luis Cabrera Delgado (Cuba), María Belén Aelmán (Argentina), Isabel Mesa (La Paz), Zoilo Salces (Beni), Biyú Suárez y Angélica Guzmán (Santa Cruz). Además, los escritores tuvieron un diálogo con los padres, niños y jóvenes contando anécdotas y dando sugerencias y consejos para acercarse más a la lectura.

4. Se realizó la VIII Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil en Oruro
Los días viernes 13 y sábado 14 de mayo se desarrolló en Oruro la VIII Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil, organizada por el Colegio Alemán en coordinación con el Comité Departamental de Literatura Infantil y Juvenil. El propósito fundamental fue el de establecer un espacio que permita el contacto directo entre el escritor, su obra y los lectores; reconocer, valorar y premiar la labor infatigable de quienes dedican su vida a escribir para niños y jóvenes en Bolivia.

Participaron más de 30 escritores invitados de todo el país de la talla de  Velia Calvimontes Salinas, Rosario Quiroga de Urquieta, Norma Mayorga, César Verduguez Aída Soria Galvarro, Manuel Vargas, Isabel Mesa Gisbert, Verónica Linares, Mariana Ruiz, Liliana de La Quintana, Milena Montaño, Amanda Balderas de Soria entre otros.

La feria incluyó presentaciones de libros, conferencias, conversatorios y acciones de animación a la lectura. Las conferencias presentadas le dieron un toque académico al ambiente coloquial que se vivió en la fiesta literaria, con temas como "Estrategias para la promoción del libro y la formación de lectores en la familia y la escuela", los "Derechos de autor en el entorno digital" y "Una aproximación a la mitología de los pueblos andinos"; con importantes aportes de los especialistas invitados: Javier Tarqui, Francisco Bueno y Liliana de La Quintana.

5. Posesionan a la nueva directiva del Comité de LIJ de Oruro

El pasado 13 de mayo, en el marco de la VIII Feria Nacional del Libro, fue posesionada la nueva directiva del Comité Departamental de Literatura Infantil y Juvenil de Oruro. La presidencia recayó en la persona de Javier Tarqui Maldonado; Selma Bejarano Viscarra, Secretaria General; Lissett Guevara Méndez, Secretaria de Actas; Luisa Fernández, Secretaria de Hacienda. Completan la lista las señoras Ruth Selaya, María Teresa Delgadillo y Ana Picolomini Soria, miembros de base. La encargada de administrar posesión a la flamante mesa directiva fue la representante del Comité Nacional, CONALIJ, la escritora Velia Calvimontes Salinas.

6. El personaje de cómic potosino "Potoquito" cumplió 40 años de vida

Es un "hombre de mil oficios". Pintor, muralista, artista plástico, artesano, músico, escritor, docente universitario y periodista. Cristóbal Corso Cruz es el creador del famoso personaje Potoquito que, a través del humor, se ha convertido en "la voz de los que no tienen voz".

Corso está en el límite de cumplir 60 años de edad. Comenzó muy joven en el mundo del arte. En su pueblo Chocaya Animas, que se erige en el sur potosino, aprendió a dibujar, pintar e interpretar el charango a los 15 años, y con esa base hizo sus maletas y emprendió partida hacia la ciudad de la Villa Imperial para estudiar en la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma Tomás Frías.

Su innata habilidad por el dibujo y su sensibilidad social le permitieron crear a Potoquito, personaje que desde agosto de 1975 se convirtió en el vehículo para hablar sobre temas picantes mediante el humor. "Entre chiste y chiste sutilmente les digo la verdad". Su primera tira cómica fue presentada en el periódico "El Siglo" y desde 2009, Corso difunde su trabajo en el diario "El Potosí". Dedica los sábados y domingos para inspirarse en las tres tiras que son publicadas durante la semana. Su labor fue inclusive reconocida por la Asociación de Periodistas de La Paz, que le entregó el Premio Nacional de Caricatura.

Este personaje potosino vive en medio de pinceles, pinturas, caballetes y una infinidad de cuadros, además de pequeñas artesanías que da vida con sus propias manos. Su tiempo también lo combina transmitiendo sus conocimientos mediante la cátedra universitaria, en la Facultad de Artes.
Otra de sus habilidades se muestra en las paredes de la ciudad. Pintó la historia de la educación en un mural de 100 metros cuadrados. Eso no es todo. Igualmente representó el triunfo del saber en la Universidad Tomas Frías, aparte de describir la historia del charango y de la Virgen de Copacabana. Un artista prolífico.

"Escribo cuentos infantiles, pinto a Potosí y sus vivencias, hago la caricatura de sus personajes, reflejo sus problemas, hago cerámica con la vestimenta folklórica del departamento y ojalá me alcance el tiempo para continuar con mis proyectos", afirma Corso.

Este artista se siente orgulloso de sus hijos porque están recogiendo su legado y se encuentra convencido de que seguirán sus pasos, sobre todo que continuarán con uno de sus más ansiados emprendimientos: la creación del Centro Cultural de El Potoquito. (Fuente La Razón)

7. El escritor César Verduguez ha cumplido 50 años de vida literaria

César Verduguez nació un 3 de noviembre de 1941 en  La Paz, Bolivia, pero radica en Cochabamba desde 1958.  Profesor, editor, antologador, promotor cultural, escritor de  novelas, cuentos, fábulas y  obras didácticas. Participó en la fundación de la Sociedad de Escritores de Bolivia. Presidió  la Unión Nacional de Poetas y Escritores de Cochabamba en 1995. Fundó  el PEN-Bolivia, del que fue presidente durante dos gestiones  hasta 1998. Fue gestor de la fundación de la Unión Nacional de Poetas y Escritores de Oruro y del PEN de Oruro, 1995. Fundó y dirigió la Revista PEN Bolivia. Co-dirigió, con Luis Arias Manzo, la Antología poética chileno-boliviana "Hermanando". Fundador y  primer presidente de Escritores Unidos de Bolivia. Figura en cerca de 30 antologías nacionales y del extranjero. Como escritor de LIJ tiene varias obras: Fábulas de Bolivia, Por nada en tus ojos, El tordo y las nubes.

8. Primer Concurso Nacional de Literatura para Niños y Jóvenes (Bolivia)
El Grupo Editorial La Hoguera convoca al primer concurso nacional de literatura para niños y jóvenes, en el género de narrativa (cuento, leyenda o fábula). Podrán participar escritores nacionales y extranjeros con residencia de 3 años en el país. Se premiará dos categorías:
· Cuento, leyenda o fábula para lectores de 5 a 10 años

(Concurso Abrapalabra)
· Cuento, leyenda o fábula para lectores de 11 a 18 años

(Concurso Puraletra)
Las obras inscritas al concurso deben ser inéditas y no podrán participar si han obtenido algún premio nacional o internacional. Tampoco pueden haber sido publicadas de forma parcial en revistas u otros medios, incluyendo soportes digitales. Deberán presentarse escritas en Word, con letra Times New Roman, tamaño 12 puntos, a una sola cara, a espacio doble, en formato de hoja tamaño carta.
En ambas categorías se podrá presentar, cuatro cuentos como mínimo y seis como máximo. Cada uno de los cuentos podrá tener seis hojas como mínimo y diez como máximo (categoría niños) y diez hojas como mínimo y veinte como máximo (categoría jóvenes).
Debe entregarse un original y tres copias. En la tapa o portada de los cuentos, solo debe llevar el título de la obra y el seudónimo del autor. El concursante acompañará al texto impreso un CD con la versión digital de la obra.

Se otorgará un premio único e indivisible por categoría:
Categoría cuento para niños = Bs 10.000.-
Categoría cuento para jóvenes = Bs 10.000.-

El Grupo Editorial La Hoguera se reserva el derecho de escoger las ilustraciones (si es que son necesarias), el diseño y el formato para la impresión de hasta 3000 ejemplares de las obras ganadoras.
La obra ganadora de la categoría cuento para niños se publicará en el sello Abrapalabra y se incluirá dentro del Plan Lector de la editorial organizadora. La obra ganadora de la categoría cuento para jóvenes se publicará en el sello Puraletra y se incluirá dentro del Plan Lector de la editorial organizadora.
Las obras deben ser remitidas a:
Primer Concurso Nacional de Literatura para Niños y Jóvenes
Aclarar si es para "Abrapalabra" o "Puraletra".
Grupo Editorial La Hoguera
Calle Beni 678, casi Celso Castedo, 2.º Piso, Edificio Gabriela
Telf. (591) (3) 335-4426
Santa Cruz de la Sierra, Bolivia
El plazo de recepción y admisión de originales fenece el 20 de diciembre de 2016.
El fallo del jurado se conocerá el 20 de febrero de 2017.
  Mayor información: www.lahoguera.com
9. Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil en Bogotá

La primera edición en América del Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil se celebró en Bogotá durante los días 31 de mayo y 1 de junio, en el Teatro de Bellas Artes CAFAM (La Floresta).  La Fundación Santillana y la Fundación Cátedra Virtual Miguel de Cervantes han creado el Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil y realizar su primera convocatoria en la ciudad de Bogotá. Es una iniciativa que contribuirá a promocionar la creación literaria, gracias al cual millones de niños y jóvenes de toda Iberoamérica disfrutan, conocen otros mundos reales o imaginarios y aprenden. El Festival cuenta con el apoyo de la Presidencia de la República, de los Ministerios de Educación y de Cultura, el Centro del Libro de la UNESCO, OIJ, BID, etc.

En este evento intervendrán escritores, ilustradores, investigadores, editores, comunicadores y bibliotecarios procedentes de diferentes países: Argentina, Chile, España, Perú, Ecuador, México, Venezuela. Contará con actividades culturales, de tipo teatral y de música, y, junto a ello, con debates entre expertos, presentación de experiencias de éxito y conferencias de especialistas de alto nivel, así como talleres sobre escritura e ilustración para niños y jóvenes, y un encuentro virtual sobre las nuevas formas de lectura digital con participación en directo de jóvenes desde diferentes lugares de Colombia y desde otros países iberoamericanos. El acceso es libre y gratuito, previa inscripción, hasta completar el foro del Teatro Bellas Artes de CAFAM.

10. Curso "Introducción a la lectura de literatura infantil y juvenil (Argentina)   Este curso lo imparten Raquel Barthe y Mónica S. García Barthe.
Infancia y adolescencia son las etapas en las cuales debe potenciarse la capacidad lectora a través del placer y la gratuidad de la literatura. La literatura infantil y juvenil cumple, entonces, una función muy importante en el desarrollo de los modos de expresión de niños y adolescentes, yaque les permite relacionarse, a nivel individual, con la imaginación, la capacidad creadora, la búsqueda de la libertad interior y el deleite frente a la expresión artística y, a nivel de comunicación, con el desarrollo de la sensibilidad, el mundo afectivo y el desenvolvimiento de pautas de comunicación.

Arte y Literatura, por placer, porque sí, porque es placentero viajar hacia la fantasía. Por otro lado, Arte y Literatura para analizar, para agudizar el espíritu crítico, el razonamiento y para hacer catarsis en el momento justo en que se necesita. Catarsis como un medio de resolver situaciones de vida que permiten crecer. De esta manera, la lectura literaria tiende a la formación de seres libres y responsables, con una visión crítica, un manejo constante de la capacidad de creación y recreación, espíritu de iniciativa, que les permitan resolver situaciones nuevas a nivel individual y social.

Lugar: Facultad de Filosofía y Letras | Puan 480, CABA
Días de cursada: jueves de 18.00 a 21.00
Arancel: 1 cuota de $744.-
Informes e inscripción: [email protected] .ar
Inicio: 2 de junio
   Mayor información
https://www.facebook.com/395891620606714/photos/a.400610556801487.1073741827.395891620606714/471078886421320/?type=3&theater   11. Leonor Bravo da a conocer la "Casa Palabra Biblioteca" en Quito

Este es un sitio donde la literatura infantil y juvenil toma vida con textos ilustrados, novedosos, actuales, de autores nacionales e internacionales, que robarán toda la atención. Además, se puede tener contacto con las escritoras Leonor Bravo y Aura Rocío Núñez (gestoras de este proyecto), quienes de forma divertida contarán y leerán las historias que guardan estos libros.

"Queremos que los niños y jóvenes de la ciudad puedan tener acceso a estos libros. Este espacio será destinado solo a actividades literarias. Estamos trabajando para que los niños se hagan socios de la biblioteca y puedan llevar prestado los libros", comentó Bravo.

Este proyecto se cristaliza gracias al aporte de Bravo, quien tiene en su biblioteca privada tres mil libros de literatura infantil y juvenil. Los autores son nacionales y extranjeros, donde predomina la propuesta de estos últimos. Al ver la necesidad de aportar a la literatura ecuatoriana, sintió que debía compartir este 'exquisito' material con los niños de su ciudad.

"Pero no los quise regalar, primero porque tengo una nieta (quien seguramente será la heredera) y luego porque no me gustaría que los tengan guardados. La mayoría de bibliotecas públicas que hay en Quito son para hacer deberes, los niños van por las tardes a realizar sus tareas escolares, no van a leer", subrayó la promotora.

"Casa Palabra Biblioteca" es un lugar pequeño, acogedor, donde se han adaptado unos anaqueles donde reposan los libros, además de algunos muñecos como: dragones, monstruos y pinturas alusivas a historias que guardan estas lecturas. El sitio donde esta ubicado, a opinión de sus fundadoras, es estratégico. Esta junto al mercado de La Floresta y frente a la escuela Quintiliano Sánchez, institución educativa con la que se esta trabajando en varios proyectos tanto con los estudiantes como con los profesores.

Las trabajadoras del mercado de La Floresta también mostraron su entusiasmo por este proyecto. "Es una motivación para los niños. Es algo bueno porque dan un aporte para que nos interesemos en la lectura. También que mientras estamos trabajando nuestros hijos pueden ir allá a leer. Tengo dos hijas y ya fueron y me contaron que les gustó mucho", comentó Miriam Cóndor, quien trabaja 20 años en el mercado.

Casa Palabra Biblioteca contará con varias dinámicas como: lectura en voz alta, club de lectores (que se reunirá los domingos cada 15 días), talleres de escritura con literatos invitados. Pero el plato fuerte es el taller de escritura creativa dictado por Leonor Bravo, y que se desarrollará todos los sábados desde el 10 de octubre hasta julio. El horario, de 10:30 a 13:00. Para inscribirse puede llamar a los números: 255 82 64 o 098 449 37 46. Vía correo electrónico: [email protected] o [email protected]
(Fuente: La Hora Nacional. Cultura)

12. Meg Rosoff recibe el Premio Astrid Lindgren 2016

El Premio Astrid Lindgren es el mayor reconocimiento en efectivo del mundo para la literatura infantil y juvenil. Este año el premio recayó sobre Meg Rosoff.
Nacida en Boston en 1956, pero radicada en Londres desde hace dos décadas, enfocó su vida profesional a la publicidad hasta que, en 2004, consiguió publicar su primera novela: Mi vida ahora. La recepción de la crítica y de los lectores fue tal que decidió cambiar de carrera. En Latinoamérica pocos la han leído porque ninguno de sus libros se ha editado allí, sólo existen traducciones hechas en España. Quizá eso cambie con el premio, aunque su prosa extrañísima es una declaración de principios contra la literatura juvenil de moda. Las enfermedades terminales, el acoso escolar, los superpoderes y el fin del mundo le dan igual. Propone historias, no temas. Construye personajes en crisis, no héroes. En sus libros puede haber un romance entre primos en plena guerra mundial, un adolescente paranoico que cambia de identidad para escapar de la muerte o una novia del siglo XIX que huye la madrugada de su boda. No habrá fantasías épicas ni distopías con zombis, vampiros, competidores desquiciados por el hambre o naves espaciales. Tampoco una segunda, tercera, cuarta y quinta parte para entender de qué va la saga.

Meg Rosoff escribe al margen de las tendencias del mercado editorial juvenil. Lleva al límite de las preguntas existenciales a sus protagonistas, que casi siempre rondan los 15 años, viven en un contexto muy contemporáneo o en un futuro cercano, están aterrados y se sienten malditos. Razones suficientes para que, fuera de Reino Unido, Rosoff no sea un éxito de ventas, ni la escritora más popular entre lo

Número: 82

Fecha: Mayo, 2016