FÁBULA VERDE DE ISABEL MESA

 

“FÁBULA VERDE”

 

Verónica Linares

 

Isabel Mesa, nuestra reconocida autora que hoy celebra 100.000 obras vendidas, nos presenta su última novela juvenil,  titulada “Fábula Verde”.

 

¡Qué maravilla! Desde la primera hoja, me vuelvo a encontrar el estilo de Isabel, ese estilo literario que la ha llevado al éxito y del cual sus lectores se han enamorado desde su primer libro.

 

Nuevamente Isabel, por medio de una entretenida aventura futurística, nos lleva al mundo de los cuentos y fábulas de pueblos originarios y épocas pasadas, centrándose esta vez en  fábulas de animales de diversas zonas de nuestro territorio.

 

Esopo, Iriarte, La Fontaine, son nombres que se nos vienen a la mente cuando mencionamos la palabra “fábula”. Pues sí entre los pueblos originiarios, también existían fábulas con varias características similares. Las fábulas son breves relatos en los que los personajes son animales o cosas inanimadas que presentan características humanas, haciendo crítica de las costumbres y vicios de la naturaleza humana.

 

A través de “Fábula Verde”, y de una minuciosa investigación en diferentes libros y archivos, la autora nos hace descubrir muchas de estas fábulas, las cuales son verdaderos tesoros culturales y literarios, fábulas que en bastantes casos, se asemejan a las europeas, pero con elementos típicos de nuestras regiones.

 

Cuando observamos la tapa de esta novela, nos topamos con una imagen inesperada: se trata de un joven de pelos parados con unos lentes futurísticos en los cuales se ven unas letras computarizadas. Nada de verde, nada de fábula. Esta inicial dicotomía entre el título y la ilustración nos llama la atención y nos anticipa que Isabel, como en muchas de sus relatos, abrirá la historia en dos tiempos: aquel lejano pasado de las fábulas en las que algunos animales eran considerados como deidades por pueblos ancestrales  y el futuro, un futuro próximo, como de aquí a unos 120 años.  Un futuro al que nos acercamos a grandes pasos, que ya casi rozamos, no sólo por el grado de tecno… que estamos alcanzando, sino debido a todas nuestras inconscientes acciones de destrucción, contaminación y deshumanización.

 

Es así que en el futuro de la novela, tristemente los animales, las plantas y la naturaleza han dejado de existir. Casi como nosotros recordamos a los dinosaurios con nostalgia, los personajes de “Fábula Verde” recuerdan vagamente a los animales y tienen sólo algunas imágenes y vestigios de éstos. Los personajes se comunican en forman virtual, y también han desaparecido el lápiz y el papel, la ortografía se ha vuelto deplorable y el contacto entre humanos es cada vez menos cercano.

 

Es en este contexto futurístico que ya nos es levemente conocido, que la historia transcurre: El sr. Riester, gerente de  la editorial “Mil libros.com”, la más prestigiosa y exitosa en ventas de libros electrónicos, por supuesto, ha decidido lanzar al mercado una extraña colección titulada “Fábula Verde”, una colección en la que los lectores pudieran tener acceso a lo que ya no existe y pudieran conocer historias de selvas, bosques y animales.

 

Los editores desconcertados con tan extraña petición, no tienen idea por donde comenzar para hallar historias de animales que habían desaparecido hace tanto tiempo. Es así que conocemos a Joaquín y Rita, dos jóvenes empleados de la editorial, completamente cibernéticos. Ellos, deciden poner un aviso “escrito” que les cuesta muchísimo pues sólo saben teclear, en busca de pistas de animales e historias de bosques del pasado.

 

Es así que de forma sorpresiva e inesperada se les presentan 5 animales de carne y hueso que efectivamente han logrado leer el aviso: un cóndor, un jucumari u oso andino, un jaguar, un puma y un zorro se dan encuentro en el departamento de un Joaquín completamente anonadado.

 

Estos animales “mágicos” salidos de la nada, no entienden que ya se han extinguido hace mucho tiempo y como viejos amigos empiezan a rememorar historias y anécdotas de ellos, y es así como comenzamos a conocer la verdadera fábula verde, retrocediendo al tiempo de los Incas, cuando muchos de estos animales eran considerados deidades y la naturaleza era un paraíso impoluto.

 

Entonces la autora nos regala muchas fábulas de distintos tonos y matices,  que va entretejiendo hábil y oportunamente en su historia. Varias de éstas tienen mucho humor o sarcasmo y están principalmente protagonizadas por el zorro, quien termina burlado o maltratado debido a su arrogancia y pedantería. Así por ejemplo nos enteramos de por qué éste tiene la punta de su cola blanca, o bien de cuando perdió una carrera gracias a la astucia del sapo; o de cuando la parihuana se vengó de él haciendo que sus crías  muriesen rostizadas. Otras fábulas son más serias y solemnes y tienen que ver con los otros animales, por ejemplo cuando el jucumari se enamoró de una pastora, o cuando el tigre muy furioso con un chamán que había engañado a su pueblo, termina comiéndoselo. Y  muchas otras fábulas que nos muestran cuán importantes eran estos animales en la vida de los Incas y de otros pueblos.

 

Estas fábulas, contadas por los animales se mezclan con la aventura que realmente ocurre en la historia, pues en realidad el sr. Riesner quiere capturar a los animales y hacerse millonario: Aparecen otros personajes interesantes como Don Bernabé y Melquiades que intentan ayudarlos, persecusiones, suspenso, una cuidad cibernética, búsquedas en lugares misteriosos… ¿Qué va a suceder con los cinco animales en esta ciudad del fututo?

 

Isabel en forma humorística hace crítica de ese terrible futuro, se hace la burla de la mala ortografía y de la forma en que se comunican los humanos sólo a través de aparatos muy modernos, con nombres parecidos a los que conocemos: irishpones, hipertouches, tabletas, DepperTwitter, MarsFacebook, etc. e inevitablemente pensamos: ¿será que realmente nos vamos a volver en así? Nos da risa, gracias al ingenio de la autora,  pero también nos da un poco de miedo, y nos reconocemos con esas actitudes. Por eso “Fábula Verde” es un libro ecologista, que clama por la protección de los animales, de la naturaleza y la conservación de la esencia humana.

 

En fin una historia llena de guiños para los lectores “cibernéticos”, pero al mismo tiempo un relato para reflexionar y sobre todo para rememorar preciosas fábulas del pasado, de un pasado cada vez más lejano en la que una vez, fueron los animales los dioses del universo…

 

Autor: Verónica Linares

Publicación: Presentación del Libro en La Paz. 24/2/15