LA DUEÑA DE NUESTROS SUEÑOS

La autora cruceña Giovanna Rivero es una reconocida escritora que tiene muchísimas publicaciones para adultos. La dueña de nuestros sueños es posiblemente el único libro que ha escrito para niños en el cual logra que los jóvenes protagonistas se sientan encantados con la personalidad de una joven guaraya que les recuerda a una verdadera bruja del bosque.
Irene y Alexandra viven en el campo, en casa de la abuela Kika. Erland, un primo, llega de la ciudad para quedarse con ellas durante las vacaciones de fin de año. Entre los tres van descubriendo cosas fantásticas en el bosque: encuentran túneles secretos llenos de moho, Erland les hace creer que puede cubrir el sol con un dedo el mismo momento en que hay un eclipse, entran al corazón de la tierra cuando las estrellas salpican el cielo, se hacen amigos de un espantapájaros al que salvan de una tormenta, guardan luciérnagas en una botella y la utilizan como linterna, y descubren un tesoro de piedras de colores.
Los tres muchachos conocen a Ena, una joven guaraya que llega a trabajar en casa de la abuela Kika y que a los chicos les parece una verdadera bruja. Para Kika, todo lo malo que ocurre en la finca es culpa de Ena, así la abuela le dice a Ena que desde que ha llegado la tierra no produce frutos. Ena soluciona el problema sembrando las canicas de Erland y orinando sobre ellas. A la mañana siguiente, las canicas rojas aparecen como tomates rebosantes.
Irene y Alejandra pasan unas maravillosas vacaciones junto al primo Erland hasta que llega el día en que Erland debe regresar a la ciudad. Probablemente, él volverá la próxima vacación, pero algo le dice a Irene que nada será igual porque los tres habrán crecido.
Giovanna elige para su relato el escenario ideal para una vacación, la casa de campo de la abuela, con una abuela que comparte las aventuras con sus nietos, y una joven guaraya que llena de magia todo lo que existe en el bosque.
Los tres niños, a punto de convertirse en adolescentes, encuentran en Ena a la dueña de sus sueños, probablemente los sueños que surgen de los últimos juegos infantiles. Giovanna se introduce en una literatura infantil surrealista de acciones lúdicas que cruzan sutilmente la línea entre la fantasía y la realidad, límite que ni los mismos chicos logran distinguir.
Es una obra escrita en primera persona que utiliza a Irene como narradora, con un lenguaje sencillo y directo que la hace muy ágil de leer. El libro cuenta, además, con un glosario de palabras que se usan solamente en la zona oriental de Bolivia. Acompañan al relato varias ilustraciones a color de Carolina Franco.
Y respecto al género del libro, que no es fácil de catalogar, la autora afirma: “En efecto, cuando escribí el librito lo que me impulsaba era la idea de una saga al estilo de los libros de aventuras que tanto me habían gustado de chica. Giovanna Rivero se refiere a los libros contados por episodios que eran tan comunes en épocas pasadas.
La dueña de nuestros sueños es uno de esos libros que hace que los sueños se materialicen en las cosas cotidianas.

Autor: Isabel Mesa Gisbert

Publicación: En el libro "Los Recomendados: una década de LIteratura Infantil y Juvenil boliviana 2000-2010" de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil

Libro relacionado