"EL REVÉS DEL CUENTO" DE ISABEL MESA

Isabel es una enamorada de la literatura infantil, una verdadera comprometida con su difusión, con su crecimiento, y por supuesto, con su escritura. Isabel es una persona infatigable y perfeccionista.
Yo creo que todos los aquí presentes conocemos la mayoría de sus novelas y sus cuentos, los cuales no son pocos, y la verdad es que cada uno de ellos tiene su encanto, su aporte  y un profundo trabajo de investigación. Por medio de su obra, Isabel nos ha permitido conocer muchísimos aspectos acerca de nuestro patrimonio cultural, de nuestras leyendas, nuestros mitos, dioses y costumbres. En resumen, ella siempre ha querido que sus lectores conozcamos, descubramos y valoremos nuestra cultura boliviana a través de sus novelas y cuentos. Y lo ha logrado: miles de niños y jóvenes bolivianos leen y adoran los cuentos de Isabel, mientras conocen acerca de la mitología, de nuestro legado colonial, incluso de  nuestros tesoros prehistóricos.
El revés del cuento es el séptimo libro de Isabel, y es una novela distinta pues la autora se sale del contexto netamente boliviano, para llevarnos a otro entorno, no menos interesante y apasionante: el mundo de los cuentos de hadas… y con su habilidad, con la magia de sus palabras, nos vamos envolviendo en esta nueva aventura.
Los mellizos Maya y Lucas, que son diametralmente opuestos en todo (algo muy raro entre hermanos), descubren dos figuritas de papel en la mesa de noche de Maya, al parecer un príncipe y una princesa. Éstos, para sorpresa de los hermanos, hablan, se comunican y les revelan que no tienen idea ni de quiénes son, ni de dónde provienen, ni de cómo llegaron hasta allí.
El problema está planteado y los simpáticos y peleadores hermanos, deciden averiguar de dónde provienen las despistadas figuras… Seguramente se cayeron de un cuento, no de cualquier cuento, sino de un cuento de hadas, de los que Maya, a diferencia de su mellizo, es una verdadera fanática.
Y entonces descubren dos aspectos importantísimos:
1) Las figuras pertenecen a un cuento que Maya estaba bajando en la computadora.
2) Detrás de las figuras hay letras, y luego de un arduo y negociado trabajo, al unirlas descubren que se trata nada menos y nada más que del final de un cuento de hadas.
Por lo tanto, estos ingeniosos hermanos se proponen reescribir el cuento, pero desde el final. Tienen que proceder literalmente desde “El revés del cuento”. Con este motivo, ambas cabezas se unen para ir descubriendo argumentos y partes del cuento: Maya, con su gran conocimiento de los cuentos de hadas y Lucas con su capacidad de dibujar, además de la ayuda mágica de la computadora que les permite escanear e introducir las figuritas y los dibujos de Lucas en el incompleto cuento.
A través de esta aventura, Isabel logra mostrar y hacer descubrir varios aspectos que van atrapando al lector.
En primer lugar está el mundo de los cuentos de hadas, de los cuales, hábilmente, Isabel nos permite hacer hasta un recorrido analítico y comparativo acerca de sus características, sus personajes (príncipes, princesas, reyes, madrastras, ogros, brujas), su trama, la presencia de lo mágico,  la presencia de lo bueno y lindo, de lo malo y feo, de una hazaña salvadora… Y entonces recordamos nuestras lecturas de niños: La caperucita Roja, El traje del emperador, La flor de Lilolá, Las tres plumas, el sastrecillo valiente, la Bella durmiente, Barba Azul, la Cenicienta, Blanca Nieves, el soldadito de plomo… escritos por Charles Perrault, los Hermanos Grimm, Hans Christian Andersen, entre los más conocidos. Volvemos a este mundo que no pasa de moda y que, como la autora Ana María Machado dice: “siguen teniendo mucho que decirle a cada generación, porque hablan de verdades profundas e inherentes al ser humano”.

En segundo lugar, Isabel aborda un tema netamente actual, con el cual nuestros hijos han nacido y van creciendo: la maravilla de lo tecnológico, de la computadora, de sus infinitas posibilidades que llegan a la magia y en este caso, en esta historia, les permite a los protagonistas realizar su aventura y solucionar su problema.

En tercer lugar, la autora nos acerca al mundo de los cómics, de las historietas. Lucas es un loco fanático por éstas, gracias a él nos enteramos de las cualidades de muchos de los superhéroes, del nombre de los enemigos y nos permite compararlos con los personajes de los cuentos de hadas. Entonces nos encontramos con los Cuatro fantásticos, Batman, Superman, Mister Fantástico, la Mujer Maravilla, el Hombre Araña y el Dr. Muerte, el Guasón, Gatubela…

Y en cuarto lugar, a mi parecer, Isabel nos conduce directamente al mundo de los niños de 10,11 años, al mundo de los hermanos: sus intereses, sus peleas, su vocabulario, sus diferencias, sus similitudes. Cualquier niña o niño de esa edad se puede sentir totalmente indentificado con los personajes y con la historia. 

Y es así que atrapados en esta aventura, vamos hilando, y reescribiendo a la par de los protagonistas, un verdadero cuento de hadas…

Autor: Verónica Linares

Publicación: En el libro "Los Recomendados: una década de LIteratura Infantil y Juvenil boliviana 2000-2010" de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil